Consejos para evitar la usura en un préstamo

 

La usura es la palabra que define una práctica abusiva en el mercado crediticio. La legislación que la regula data de hace más de cien años, concretamente, del 23 de julio de 1908. A lo largo de este siglo, se han dictado diferentes sentencias que han sentado jurisprudencia sobre lo que se considera un préstamo usurario.

Un crédito usurario es aquel que contiene prácticas abusivas que se refieren a excesivos tipos de interés o la obligación del beneficiario de contratar determinados productos financieros que no necesita. Se trata de prácticas fraudulentas que se penalizan, pero que sobre todo conviene evitar.

¿Cuándo se considera que hay usura en un préstamo?

En la conocida como Ley de Represión de la Usura, del 23 de julio de 1908, se establece que se considerará nulo aquel préstamo cuyo tipo de interés sea excesivamente superior al precio del dinero y completamente desproporcionado. Además, se hace referencia al abuso de poder de la entidad financiera al conceder este tipo de productos financieros a personas que atraviesen una situación angustiosa, desesperante, que tengan sus facultades mentales limitadas o no sean inexpertos en el tema.

Por tanto, lo que se condena es el abuso de poder por parte de la entidad. En la normativa no se indica cuál es el límite legal a partir del cual un préstamo puede considerarse usurero. En el caso de los intereses moratorios, la Ley 16/2011 sí que indica que no podrá ser superior a 2,5 veces el precio del dinero en el momento en que se conceda.

En cuanto a los intereses remunerados, ha sido el Tribunal Supremo quien ha sentado jurisprudencia al respecto. En su sentencia del año 2015, en la que estableció que se considera usura cuando los intereses del crédito duplican el interés medio del mercado en el momento de la firma.

Conviene destacar que es el Banco de España quien todos los meses publica las estadísticas del tipo de interés medio. A partir de esas cifras, las entidades fijan el precio del dinero que prestan, pero ajustándose a la línea que marca el organismo central.

Ahora bien, existen algunas circunstancias en las que la entidad financiera puede exigir el pago de un interés superior al del precio del mercado y que podría considerarse usura. No obstante, si existe una causa justificada, el banco también está en su derecho de encarecer el dinero que presta en función del nivel de riesgo que asuma.

El beneficiario de un préstamo con cláusulas abusivas puede interponer una demanda. Si el juez lo considera usurario, declarará el contrato nulo. Si se anula el crédito, la entidad se ve obligada a hacer la devolución de los intereses que ha cobrado de más a su cliente, quien, paralelamente, deberá reintegrar el dinero percibido, pero sin los intereses.

Consejos para contratar préstamos rápidos y créditos on line

1. Revisar las condiciones del contrato

Hoy en día, la contratación de préstamos rápidos a través de Internet es muy habitual. Cada vez son más las personas que optan por esta alternativa rápida, segura y transparente. Una de las principales ventajas es que el cliente conoce el detalle de las condiciones del crédito que va a solicitar antes de empezar el proceso.

Por ejemplo, en la página de Atrapacredito, el beneficiario puede escoger la oferta que más le interese porque, en todo momento, conoce el dinero que se le presta, el tipo de interés y el importe total que ha de devolver.

2. Si se dobla el interés del precio del dinero

En el momento en que se contratan los créditos on line, los clientes tienen toda la información y pueden cotejar la propuesta con la estadística de los tipos de interés que publica el Banco de España.

La justicia española considera abusivo el que se duplique o triplique el interés remunerado, el que se paga por recibir el dinero, sin causa justificada o en condiciones normales.

3. Cuidar el historial crediticio

Si la entidad financiera considera que asume un riesgo elevado al conceder un préstamo a un determinado cliente, podrá fijar un tipo de interés más elevado. En este caso, no se consideraría usuario, puesto que el banco defiende sus intereses ante la falta de garantía que le brinda el beneficiario.

En muchas ocasiones, las personas que están incluidas en listas de morosos o que disponen de un historial crediticio de alto riesgo, pueden verse obligadas a pagar un interés superior a la media, aunque tampoco puede ser desproporcionado. Es muy importante que el cliente cumpla con sus obligaciones y pague sus cuotas en tiempo y forma para mantener un buen historial crediticio que le beneficie en cada operación.

4. Comparación de ofertas

Otra de las maneras de saber si la entidad financiera está estableciendo unas condiciones leoninas es haciendo una comparativa. En portales como Atrapacredito se puede acceder a diferentes ofertas del mercado y comparar los tipos de interés de cada contrato. Así, el solicitante sabe de antemano qué opciones son las más caras para poder evitarlas.

5. Revisar las comisiones

En algunas ocasiones, los intereses se ajustan al precio del mercado, pero las comisiones son excesivas. En estos casos, también se podría considerar que un contrato es abusivo. Conviene leer bien la letra pequeña de los gastos adicionales por tramitación, la cancelación anticipada o por la obligación de contratar servicios adicionales.

6. Solicitar créditos on line en portales reconocidos

Dada la multitud de ofertas que existen en Internet sobre préstamos rápidos, es más que aconsejable que el usuario busque una oferta en un portal reconocido. Es el caso de Atrapacredito, puesto que se pueden comparar diferentes opciones de financieras reconocidas y legales.

7. Utilizar el simulador financiero

Además de leer la letra pequeña, es interesante utilizar el simulador financiero para conocer los detalles concretos del préstamo.

Todos estos consejos permiten que el beneficiario conozca todas las condiciones y evite sorpresas antes de solicitar un crédito. Las entidades que ofrecen productos financieros han de estar acreditadas para prestar dinero y cumplir con la normativa vigente. Es también una responsabilidad del usuario asegurarse bien del sitio en el que está pidiendo dinero para evitar ser víctima de un fraude.

La usura se puede evitar y existen las herramientas legales para denunciarla, puesto que se penaliza.

 

Créditos

Mantenerse informado

Consigue la mejor información semanal

Noticias destacadas

wizink tu banco senzillo

Social