Tipos de Préstamos que se pueden conseguir

Una economía como la actual depende fundamentalmente del consumo. Los Bancos Centrales han dispuesto de liquidez gracias a los bajos intereses, loc cual nos da la oportunidad de contratar varios tipos de préstamo en función de nuestras necesidades y con muy pocas garantías exigidas. Después del periodo de austeridad forzada que se inició en 2008-2009 hasta 2014, la actividad económica se está reactivando y ahora es sencillo acceder a distintos productos de la banca, incluido el préstamo online.

Préstamo personal

El préstamo personal suele estar vinculado a algún tipo de transacción de importancia, como puede la adquisición de un local, finca, vehículo o el traspaso de un negocio, en el caso de personas físicas. En dicha circunstancia se exigirán garantías altas – normalmente una propiedad – o depósitos bancarios de una cierta solvencia. En función de la entidad, también se puede pedir algún tipo de plan de negocio, aunque eso es más común para la financiación de empresas.

La financiación para empresas

Se puede conseguir mediante fórmulas diversas. Una de ellas es la póliza de crédito, que permite un colchón de liquidez a cambio del pago de intereses. Se suelen pedir las escrituras de la sociedad y, dependiendo del caso, la cuenta de resultados ante el Registro Mercantil. En otros casos – y vinculado a la compra de bienes de capital – también se pueden conceder préstamos a empresas, tanto por parte de entidades bancarias como estatales, siendo el Instituto de Crédito Oficial (ICO) una de las alternativas a considerar.

El préstamo hipotecario

El préstamo hipotecario suele ser el más importante que adquirimos en nuestra vida. Aunque la legislación española ha limitado su duración – que antes podía alcanzar tranquilamente los 40 años – la media está en los 22 años para liquidarlo. Aunque se han endurecido las condiciones para concederlo, un préstamo hipotecario se puede conseguir siempre y cuando se adjunten nóminas indefinidas con un determinado nivel de ingresos (en el caso de trabajadores por cuenta ajena). Los autónomos, en tanto, deben acreditar un nivel de ingresos a través de las declaraciones de IRPF y del IVA, así como bienes con que puedan responder.

El préstamo de consumo

El préstamo de consumo es una modalidad cada vez más extendida. En los últimos años, las entidades financieras lo han vuelto a ofrecer gracias a la recuperación de la actividad económica. Consiste en la disposición de una cantidad de dinero extra para aquellas personas que tienen domiciliada su cuenta y por la que no se piden garantías adicionales. La contraparte es que los intereses son más altos que en otros casos. Variantes de esta modalidad son el préstamo rápido y el préstamo online.

El préstamo participativo

El préstamo participativo es una solución intermedia concebida para autónomos y empresas, que sirve para conjugar por parte del prestamista y el prestatario unos intereses ajustados y beneficios para ambas partes. Consiste en establecer un interés fijo y otro variable, en función de los beneficios de la empresa. Se reguló en 2012 y es una figura que se está abriendo paso poco a poco en el mercado crediticio español.
Si estás pensando en solicitar alguno de estos productos bancarios, sólo resta que definas cuál es el que mejor satisface tus necesidades y qué requisitos debes cumplir para acceder a él. Ten presente también que cada una de estas variantes también dispone de una modalidad de préstamo online, mucho más rápido, flexible y tan confiable como lo ha sido durante años la banca tradicional.

Finanzas

Mantenerse informado

Consigue la mejor información semanal

Noticias destacadas

Publicidad

wizink tu banco senzillo

Social