logo atrapa

Tarjetas sin comisiones

Habitualmente las tarjetas conllevan una serie de comisiones, pero cada vez son más las entidades que comercializan tarjetas sin comisiones. Estos productos suponen una ventaja importante con respecto a las demás tarjetas ya que suponen un canal de pago gratuito.

 
¿CÓMO FUNCIONAN LAS TARJETAS SIN COMISIONES?

Las tarjetas sin comisiones son aquellas que no implican ningún gasto por apertura, mantenimiento o renovación. Estas comisiones no cubren los gastos que haga el cliente con dicha tarjeta; es decir, el uso que se haga de la tarjeta si que puede llevar implícitos unos gastos. Pero nunca se pagará por el simple hecho de tenerla. En este caso, no todas las tarjetas conllevan gastos por reintegro en otros cajeros. Algo que si que hay que tener en cuenta a la hora de contratar una tarjeta es estar seguros de que no lleva ningún producto asociado. En muchas ocasiones, los bancos se aprovechan de ofrecer una tarjeta sin comisiones, para aplicar algún producto o coste extra.

 
¿TIENE LA MISMA UTILIDAD QUE UNA TARJETA CON COMISIONES?

La respuesta es sí. Las tarjetas sin comisiones te permiten realizar las mismas operaciones que otra tarjeta que si que las tenga. El tipo de operación que se pueda realizar con una tarjeta, dependerá exclusivamente del tipo de tarjeta, nunca de las comisiones que se le apliquen. Además, la tarjeta de crédito sin comisiones, puede presentar otras muchas ventajas, como un tipo de interés bajo, reintegros gratuitos en diferentes cajeros, seguros asociados, servicio contactless, etc. La única diferencia entre ambas es que la una se adquiere de manera gratuita y la otra, no. Hay que tener en cuenta, que las tarjetas de crédito que conllevan comisiones, rondan los 25-30 euros anuales.

 
¿QUÉ FACTORES HAY QUE TENER EN CUENTA ANTES DE CONTRATARLA?

Cuando nos ofrecen una tarjeta sin comisiones, vemos en ella un producto demasiado atractivo. Pero a veces, no es oro todo lo que reluce, por ello es importante atender a todo lo que dicho producto conlleva. - Vinculaciones con productos: no tener comisiones en tu tarjeta, a veces conlleva asociada la contratación de un producto que cubra dichas comisiones. - Gratuita durante el primer año: se podría decir que este servicio se ofrece como un 'periodo de prueba' en tu tarjeta. En muchas ocasiones se ofrece una tarjeta de crédito sin comisiones durante el primer año y a partir del segundo, ya se empiezan a cobrar. - Sin cambiar de banco: en caso de que las tarjetas de tu banco lleven asociadas comisiones, existen entidades que te ofrecen estas tarjetas sin comisiones, sin necesidad de cambiar de banco.