logo atrapa de atrapa Crédito

Tarjetas de Crédito de 1.000 Euros

Las tarjetas de crédito de 1.000 euros son altamente solicitadas por personas que tiene un gasto o una necesidad urgente en un plazo corto de tiempo y necesitan de una cantidad no muy elevada de dinero para afrontar las dificultades.

   

Con las tarjetas de crédito podemos adquirir todo tipo de biene y servicios mediante la contratación de un crédito, el cual nos permite obtener el bien que se desee sin necesidad de tener el dinero suficiente en eses momento. De tal manera, que se puede hacer muchas operaciones aplazando el pago para otro momento y la entidad emisora de la tarjeta, adelante ese dinero del que no dispone, al titular de la misma que lo necesita. 

   

Todos los créditos tienen un límite que en este caso sería de 1.000 euros, aunque siempre se puede aumentar la cantidad una vez finalice el contrato. Asociado a todo producto bancario, tenemos un interés que se deberá devolver junto con la cantidad prestada. Este interés puede elevarse si pedimos un aplazamiento de la cuota a pagar o alargamos la devolución más de lo debido. 

   

En caso de que estemos vinculados a un banco por algún producto, podemos adquirir tarjetas de crédito sin cambiar de banco, sin necesidad de tener que cambiar o crear una nueva cuenta corriente y toda la documentación que conlleva. 

Comisiones de una Tarjeta de Crédito 1.000 Euros
   

En todo crédito, aparte del interés asociado, hay que tener en cuenta los costes extras producidos por diferentes comisiones o penalizaciones. Aunque es posible encontrar tarjetas de crédito gratis, las comisiones más comunes son: 

   
  • Cuota de emisión: Al emitir una tarjeta de crédito, la entidad bancaria cobr una porcentaje de dinero para los costes administrativos que conlleva esta acción. 

  • Cuota de mantenimiento: Se trata de una comisión que hace referencia al pago por usar la tarjeta de crédito. El pago se suele dar de forma anual y su porcentaje depende de la entidad bancaria.

  •  Comisión por sacar dinero: Es la más común y es que si el dinero que se retira del cajero no pertenece a la propia entidad, nos cobran un porcentaje extra por sacar dinero. Al mismo tiempo, al tratarse de un crédito, el dinero que se retira del cajero no viene de nuestra propia cuenta, por lo que habrá comisiones. 

  • Comisión por pedir una tarjeta adicional: Se aplica cuando el titular de la cuenta corriente quiere asociar otra tarjeta de crédito a la misma. 

  • Interés al pagar a plazos: En caso de pagar una cuota, pagaremos el interés a plazos, donde entra en juego el TAE y el TIN, algo en que nos deberemos fijar. El Tipo de Interés Nominal (TIN) hace referencia al coste que vamos a tener solo con intereses, mientras que el Tasa Anual Equivalente, hace referencia al gasto de todo lo que tenemos que asumir en un año.
   

Para solicitar la tarjeta de crédito es necesario rellenar un formulario con tus datos personales, donde les ofrezcas una información que garantice al banco de que vas a poder devolver el crédito con los intereses. Para ello, deberás aportar papeles en los que garanticen que tienes recursos económicos suficientes para afrontar los gastos. A esto hay que añadir una cuenta bancaria y datos de contacto para que pueda haber comunicación en caso de que suceda algún problema 

   

Desde Atrapacrédito le recomendamos que preste atención a los términos y condiciones que le imponen para no llevarse ningún tipo de sorpresa. Siempre podrás acudir a nuestra página para ver las mejores ofertas del mercado y elegir la que mejor se adapte a tus necesidades. 

[widgetkit id="249"]