¿Si no pago un crédito rápido me embargan?

FAQ, preguntas y respuestas

El retraso en la cancelación de la deuda contraída o el impago de un crédito no conlleva un embargo directo, esto no es posible.
Una vez el cliente no ha satisfecho una de las cuotas o ha realizado un impago de la deuda, se establece un protocolo de actuación:

  1. Contactar con el cliente: Puede ser mediante un correo electrónico, email, o mediante una llamada telefónica.
  2. Establecer un período para la cancelación de la deuda: Una vez es informado por parte del prestatario, se estipula un plazo para la cancelación parcial o total de la deuda, en la mayoría de los casos los importes impagados llevan una serie de recargos.
  3. Negociación para la cancelación de la deuda: Es muy común realizar quitas de dinero para facilitar la liquidación de la deuda pendiente o negociar directamente los períodos de liquidación de las cantidad impagadas, siempre dependerá del compromiso adquirido, si hemos incumplido una o varias veces los pagos comprometidos es posible que tengamos menos capacidad de negociación frente al prestamista.
  4. Si finalmente hemos incumplido reiteradamente los compromisos de pago comprometidos, la compañía puede abrir un proceso de reclamación legal de la deuda, en ese caso se podrá celebrar un litigio y dependerá de los jueces la aceptación de la demanda y su procesamiento.

Si se acaba produciendo el juicio, el juez podrá determinar el embargo de bienes o propiedades para subsanar la deuda.
Cabe la posibilidad de llegar a un compromiso de pago real o a la cancelación de la deuda total o parcial justo antes de celebrarse el juicio, aunque para nada es recomendable llegar a este extremo.