¿Necesitas una reunificación de préstamos? Te contamos cómo

Seguro que muchas veces te has planteado de que manera puedes aglutinar todos los préstamos en una sola deuda. Descubre como hacerlo a través del simulador de reunificación de préstamos y olvídate de gastar de más.

 

Reunificación de préstamos con un nuevo préstamo sin aval

Es una de las opciones más planteadas por parte de los usuarios que pretenden agrupar todas sus deudas. Esta opción facilita el pago de tus múltiples deudas, aunque genera un costo importante y solo se recomienda en casos muy concretos.

La reunificación de deudas consiste en agrupar todos los préstamos, créditos e hipotecas en un solo préstamo, cuyo interés mensual global será menor que el sumatorio de todas las deudas individuales. Se reúnen deudas para reducir la cuota mensual a costa de incrementar el plazo de amortización, por lo que aumentan también el coste de los intereses.

 

Reunificación de préstamos a través de una hipoteca

La reunificación de préstamos sobre una hipoteca es la opción más reconocida por los expertos en materia económica. Se trata de reagrupar todas las deudas bajo el aval de una hipoteca con nuevas condiciones previamente negociadas.

La hipoteca, reunirá todas las deudas pendientes y tendrá un nuevo tipo de interés y plazo de amortización.

 

Gastos de una reunificación de deuda

 

  1. La cancelación de todos los préstamos (comisiones por cancelación o por amortización anticipada).
  2. Formalizar la apertura de una nueva hipoteca (con los gastos de comisión de apertura, costes de tasación de la vivienda, el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados o los honorarios de la notaría).
  3. Una agencia mediadora (en el caso de que decida contar con ella para reunificar la deuda, la cual será la encargada de hacer un estudio de nuestro caso).

 

Requisitos para la reunificación de préstamos

El primer requisito que debemos conocer, es que tendremos que reunificar todas las deudas bajo la misma hipoteca. No podremos elegir cuales si y cuales no ya que agruparemos el total de los préstamos. Así, la cuantía de la suma de las deudas no debe sobrepasar el 80% del valor del bien hipotecado.

Además, necesitaremos presentar una solvencia demostrable como el DNI, las últimas nóminas o no estar inscrito en una lista de morosos como ASNEF o RAI.

Por último, debemos conocer que, aunque la medida de reunificar las deudas puede ser una solución muy asequible a corto plazo, a largo plazo este proceso incrementará su coste total debido a la prolongación del plazo de amortización, y, por lo tanto, de los intereses totales.

Puedes empezar a comparar en el servicio de reunificación de préstamos La Caixa o en el de reunificación de préstamos Banco Santander.

Finanzas

Mantenerse informado

Consigue la mejor información semanal

Noticias destacadas

Publicidad

wizink tu banco senzillo

Social