Renta fija y renta variable

Renta fija y renta variable

10.04.2019 1:59 h
3 min

La renta fija y la renta variable son dos productos diferentes que ofrecen cualidades diferentes. Esto no implica que uno sea mejor que el otro, todo depende de la finalidad del mercado financiero en el que se quiera invertir.

Para descubrir cuál es la inversión que mejor se adapta al inversor, hay que tener en cuenta el riesgo que se está dispuesto a asumir, calcular los recursos disponibles y saber cuál será el objetivo a corto, medio y largo plazo. A continuación, mostramos un cuadro con las variables del riesgo, el instrumento, el vencimiento y la rentabilidad tanto en renta fija como variable.

 

  RENTA FIJA RENTA VARIABLE
RIESGO Impagos del emisor Bajada de las acciones
INSTRUMENTO Bonos (DEUDAS) Acciones (CAPITAL)
VENCIMIENTO No
RENTABILIDAD Limitada Ilimitada

 

 

¿QUÉ TIPO DE RENTA ELEGIR?

Todo depende del dinero que el inversor esté dispuesto a arriesgar. A mayor inversión de capital, mayor podrá ser la rentabilidad. El riesgo también puede implicar pérdidas. Es decir, si la inversión sale mal, el cliente sufrirá pérdidas potenciales. Si el cliente no está dispuesto a asumir un riesgo tan alto, deberá optar por asumir una rentabilidad menor.

Con esto, deducimos que para poder elegir un tipo u otro, el inversor ha de tener claro cuales son sus preferencias y objetivos. Podemos diferenciarlos en inversores conservadores e inversores agresivos. El primero es aquel que no está dispuesto a tomar una gran responsabilidad y poner así en riesgo su inversión. Por su parte, el inversor agresivo está dispuesto a asumir riesgos mayores para obtener más rentabilidad en su inversión.

 

RENTA FIJA

La renta fija está formada por deudas que emiten tanto instituciones públicas, como privadas. A la hora de contratarla, se tiene la certeza de cuándo y qué cantidad se va a recibir.         Esto se debe a que cada inversión que se hace conlleva unos intereses asociados y una fecha de caducidad.

El inversor conservador, sabe que cuando hace una operación con renta fija el riesgo es mínimo siempre y cuando se efectúen los pagos correspondientes. No obstante, siempre cabe la posibilidad de que la empresa emisora del caiga en impago. Por ello, es importante revisar las agencias de rating antes de adentrarnos en cualquier tipo de inversión. Así tendremos una referencia acerca de la institución y podremos evitar el impago.

Por otro lado, se ha de considerar que cuanto mayor sea la fecha de vencimiento por contrato, mayores riesgos va a asumir el inversor. Aunque por regla general, cuanto más tarde venza la inversión, se le dará una rentabilidad más alta.

 

RENTA VARIABLE

La renta variable es la inversión en acciones de empresas. Esta renta implica un riesgo mucho mayor que la renta fija. En este caso, el inversor ni tiene asegurado un pago periódico de intereses por sus inversiones. El valor de la inversión va variando según factores externos e internos a la inversión. El riesgo es mayor, pero también lo puede ser la rentabilidad.

Uno de los elementos más importantes de la renta variable es la liquidez de nuestra inversión. Es decir, el tiempo que se tarda en encontrar un comprador. Por ejemplo, si las acciones de la inversión tienen poca liquidez, su valor será más bajo y viceversa.

Este tipo de inversión, se utiliza más cuando se trata de inversores más agresivos puesto que, el riesgo que implica es mucho mayor que la renta fija.

Noticias Relacionadas

Comentarios

Publicidad

Mantenerse informado

Consigue la mejor información semanal