Reformas hogar: ¿Lo barato siempre sale caro?

La reforma al hogar suele ser el principal desafío al que nos enfrentamos cuando se trata de personalizar nuestra vivienda, siendo superada solo por la operación de compra. Muchas veces nos preguntamos si siempre es necesario recurrir a empresa de reformas o si, por el contrario, lo podemos hacer nosotros mismos. Desde luego, esta última opción será posible solamente si adquirimos los materiales de construcción necesarios en tiendas especializadas (como pintura, barniz, herramientas, etc.) y respetamos el paso a paso que, por lo demás, es fácil de obtener en programas como Bricomanía.

Una reforma del hogar podría ser llevada a cabo por una empresa externa o bien por nosotros mismos en función de nuestros conocimientos en bricolaje, fontanería o electricidad y, derivado de eso, de la complejidad que presente la labor. Hay trucos muy sencillos -como cambiar la disposición del mobiliario o de las lámparas- que pueden contribuir a darle un aire diferente a nuestra vivienda, y gracias a programas de TV como Bricomanía, siempre podremos encontrar una suerte de tutorial para cuestiones básicas.
 
Por ejemplo, una reforma al hogar simple -como aplicar pintura en las paredes de un cuarto o realizar una manualidad externa- podremos hacerla nosotros mismos, porque no requiere de conocimientos específicos. Además, al comprar material de construcción en cadenas como Leroy Merlin podréis ahorrar dinero en mano de obra e insumos. Por esto último es que cada vez más personas se inclinan por la autosuficiencia.
 
Eso sí, un elemento a tener en cuenta en una reforma al hogar es que, si bien es importante ahorrar, lo es también ser realista. Si no tenéis idea de fontanería, bricolaje o electricidad -en especial en lo referente a estructuras internas- entonces lo mejor será ponerse en contacto con empresas de reformas para que haga el trabajo. De lo contrario, es posible que el pretendido ahorro se convierta en un sobreprecio al empeorar la situación.

Por lo tanto, a la hora de valorar esta cuestión, habrá que tener en cuenta el precio final que se nos ofrezca, el valor del material de construcción que vayamos a utilizar, el conocimiento que tenemos de la materia (fontanería, bricolaje, pintura, manualidad, electricidad) y, finalmente, las horas que estimamos nos va a ocupar esta tarea.

familiar

Mantenerse informado

Consigue la mejor información semanal

Noticias destacadas

wizink tu banco senzillo

Social