Refinanciación de deudas

¿QUÉ ENTENDEMOS POR REFINANCIACIÓN DE DEUDAS?

La refinanciación de deudas hace referencia a una reorganización de estas. Es decir, en base a nuestra situación financiera consistiría en reemplazar una deuda por otra, pero con unas condiciones distintas.

Por tanto, en los préstamos refinanciación deudas podemos reducir la cuota de nuestra deuda, reducir el interés o cambiarlo, reducir el plazo e incluso unir cuotas.

Al realizar una refinanciación de deudas, nos encontramos con varios tipos de refinanciación:

  1. El primero que nos encontramos es la SUBROGACIÓN, esta consiste en cambiar de Entidad para mejorar las condiciones de nuestro préstamo. En el caso de hablar de una subrogación de hipoteca nos encontramos con dos opciones: por un lado, una subrogación de deudor, es decir, se modifica el titular de la hipoteca; y por otro lado una subrogación de acreedor, es decir, cambiar nuestra hipoteca de Banco.
  1. El segundo tipo de refinanciación es la NOVACIÓN, esta consiste en cambiar las condiciones que tenemos, pero con nuestro propio Banco, es decir, negociarlas con nuestra Entidad.
  1. Y la tercera es la REUNIFICACIÓN, esta consiste en unir todos nuestros préstamos en uno solo. Es decir, podrás pagar una única mensualidad en lugar de varias.

 

Por otro lado, las empresas a veces, también se ven con el agua al cuello, ante estas situaciones financieras difíciles, la refinanciación de deudas para empresas les puede ser útil.

Cuando la dificultad de devolver una deuda acecha a una empresa, puede intentar solucionarlo acordando una refinanciación de deudas empresa con su Entidad Financiera, una buena opción que ha salvado, ha podido salvar y salvará a muchas empresas de entrar en quiebra y echar a perder sus negocios.

No obstante, la refinanciación de deudas para las PYMES puede resultar algo más complejo que para las grandes empresas. ¿Por qué? Pues por la sencilla razón de que el dinero que se presta a las grandes empresas es mayor, por tanto, en el caso de no hacer frente a mi deuda, será la Entidad a quien le afecte este hecho. Por ello, pactar unas nuevas condiciones y dar una nueva oportunidad a la empresa para hacer frente a sus pagos es algo beneficioso para el Banco.

Ya lo decía uno de los economistas de mayor influencia en el siglo XX, el británico John Maynard Keynes:

“Si yo te debo una libra tengo un problema, pero si te debo un millón, el problema es tuyo”.

Estilo de Vida

Mantenerse informado

Consigue la mejor información semanal

Noticias destacadas

Publicidad

wizink tu banco senzillo

Social