¿Qué es un Préstamo Pignorado?

¿Qué es un Préstamo Pignorado?

24.10.2019 2:32 h
3 min
¿Qué es un Préstamo Pignorado?

Un préstamo pignorado consiste en poner como garantía nuestros bienes como forma adicional de pago ante un prestamista. Es uno de los métodos que utilizan muchas entidades financieras para asegurar que el dinero será devuelto de una forma u otra. Es muy utilizada para aquellos clientes que no se ajustan a un determinado perfil o que no cumplen todas las garantías necesarias para considerarse solvente.

De este modo, el banco se guarda el derecho de recuperar la cantidad prestada con los bienes del cliente, en caso de que se diera el hecho de impago. Este método se puede asemejar al de una garantía hipotecaria, pero en el préstamo pignorado, durante el tiempo que dure nuestro contrato, no se podrá tocar el bien que hemos dejado a nuestro banco, cosa que en la hipoteca, si podemos hacer uso. 

Otra diferencia es que en los préstamos pignorados se pueden dar como garantía un amplio abanico de bienes que podemos dejar como prenda; mientras que en las hipotecas sólo se puede dejar como bien el propio inmueble que se quiere adquirir.

Es importante destacar lo que nos señala el periódico cinco días, ya que en caso de tener un bien que genere intereses y darlo como garantía en este préstamo, se puede disponer de las rentas que genere ese bien, al no entrar como garantía de pago. 

Para saber si conviene hacernos con un préstamo pignorado, hay que conocer sus ventajas e inconvenientes que nos proporciona. Como ventajas nos ofrecen lo siguiente

  • Podemos recibir la rentabilidad de aquellos bienes que hemos dejado como garantía, como puede ser el hecho de recibir dividendos de algún fondo de inversión. 
  • Nos ahorraremos dinero en la formalización del contrato al tener menos costes que otro tipo de préstamos. 
  • Tendremos mejores condiciones en cuanto a tipo de intereses y plazos de devolución. Lo habitual es tener un Euribor a 3 meses con un diferencial entre 2% y el 4%. 

Por otro lado tendremos los siguientes inconvenientes

  • Perderemos el control de nuestros bienes expuestos como garantía. Todos los activos que dejemos como prenda deberán depositarse en la misma entidad en la que solicitamos el préstamo.
  • No todas las entidades aceptan cualquier bien, por ejemplo, lo planes de pensiones no pueden ser pignoradas. 
  • Por último, no es sencillo hacerse con un préstamo de este tipo, debido a que es difícil que las entidades bancarias los ofrezcan.

Después de ver lo anterior cabe preguntarse, ¿cuándo nos conviene adquirir un préstamo pignorado? Desde Atrapacrédito, le recomendamos que si dispone de una volumen de ingresos no llega al nivel de exigencia del banco, o no presentamos avalistas que cumplan con los requisitos, podemos pignorar aquello que no necesitemos a corto plazo o algún bien que tengamos en desuso. 

Al tratarse de un préstamo, deberemos devolver toda la cantidad junto con los intereses en el plazo indicado en el contrato. En caso de no querer todo el dinero que nos obligan aceptar, podremos pedir un crédito pignorado para solo usar el dinero que necesitemos. Para saber más sobre este tema, consulte nuestro artículo: ¿Qué es un crédito pignorado?

Como punto final, es importante hacer hincapié a que se tenga cuidado con el bien que se va a pignorar debido a que no se podrá utilizar de ninguna manera mientras el préstamo esté vigente y que en caso de urgencia, será imposible acudir a él. 

Noticias Relacionadas

Comentarios

Publicidad

Mantenerse informado

Consigue la mejor información semanal