logo atrapa

Préstamos Hipotecarios

Créditos y préstamos destacados

También puedes elegir la entidad bancaria que prefieras de la lista a continuación

¿Qué es un préstamo hipotecario? 

Un préstamo hipotecario se trata de un producto financiero con el que adquiriremos la cantidad de dinero necesaria para comprar una vivienda. Para poder adquirir dicho préstamo debemos pactar con la entidad tanto la cantidad de dinero que queremos solicitar, el plazo en el que lo devolveremos, como las condiciones a las que estará sujetas.

Según BBVA, se realiza a medio o al largo plazo, y se suele respaldar con la garantía de una vivienda, en unas condiciones pactadas con el banco, y plasmadas en un contrato.

   
¿Cuáles son sus características y en qué se diferencian de los préstamos personales?
  • En primer lugar los préstamos hipotecarios disponen de una garantía hipotecaria y una personal. La primera hace alusión al propio bien el cual puede ser embargado si no se paga; y la segunda supone que si no pagamos será el banco quien se quede con la casa además de poder embargarnos también todos nuestros bienes hasta hacernos cargo en su totalidad del dinero que debemos.

  • Por otro lado, has de saber que los préstamos hipotecarios deben ir asociados a una cuenta corriente a nombre de la o las personas que soliciten dicho préstamo. En esta se cobrará el pago mensual de la hipoteca y también se abonará el dinero que el banco nos ha concedido. Cuando nos decantamos por la solicitud de un préstamo hipotecario, debemos fijarnos tanto en el interés que nos aplicarán, como en las comisiones que vamos a pagar y, por supuesto en los productos vinculados que tendremos que contratar.

  • Otra de las características de los préstamos hipotecarios es que normalmente los bancos suelen conceder el 80% de la hipoteca, es decir que será necesario tener unos ahorros del 12% más o menos para poder hacernos cargo de gastos de gestoría, notaría, registro y tasación.

En cuanto a la diferencia con los préstamos personales, estos van destinados a la compra de bienes o servicios pero de menor precio, mientras que los préstamos hipotecarios como bien hemos comentado antes van destinados a la adquisición de un bien inmueble como una casa, ya sea de primera o segunda vivienda.

La garantía, el tipo de interés, el plazo y los gastos adicionales también varían en ambos tipos de préstamos. Por ejemplo, en cuanto a la garantía de los préstamos hipotecarios dijimos que tenían la personal y la hipotecaria, pues la de los préstamos personales es solo personal. Luego el tipo de interés de los personales es mayor que el de los hipotecarios. A los préstamos personales por ejemplo, no se les atribuye gastos adicionales como los que comentamos de las hipotecas. Y por supuesto el plazo de amortización es mucho mayor en los préstamos hipotecarios que en los préstamos personales, también influye en esto el dinero prestado, que como ya sabemos es mucho mayor el de una hipoteca que el de un préstamo personal.

   
¿Podemos decir que los préstamos hipotecarios son lo mismo que los préstamos con garantía hipotecaria?

Ya hemos visto que los préstamos personales y los préstamos hipotecarios tienen sus diferencias pero... ¿y los préstamos con garantía hipotecaria? ¿en qué se diferencian de los préstamos hipotecarios?

Pues los préstamos con garantía hipotecaria se tratan de préstamos entre particulares en los que el usuario aporta un inmueble como garantía para obtener el dinero solicitado. Es decir que no suelen destinarse a la compra de una vivienda como ocurre con los préstamos hipotecarios, sino que suelen destinarse a otros casos como la reunificación de deudas. Eso sí, el monto de dinero a solicitar y los plazos de devolución son bastantes amplios tanto en unos como en otros.

   
¿Qué necesitamos para obtener un préstamo hipotecario?
  • El DNI, pasaporte o tarjeta de residencia.
  • En el caso de trabajar por cuenta ajena, las dos últimas nóminas y la declaración de IVA.
  • La comprobación registral.
  • Una copia del contrato de trabajo.
  • La última declaración de la Renta.
  • Un informe de la tasación de la vivienda.
  • El estado de nuestro patrimonio en el momento que solicitamos el préstamo.
 

Así pues, si tienes en mente comprar una vivienda compara entre los diferentes préstamos hipotecarios del mercado y elige el que mejor se adapte a ti y a tus necesidades financieras. Atrapacrédito, el mejor comparador de productos financieros del momento podría ayudarte a ello.