Préstamos en Cooperativas de Ahorro y Crédito

Préstamos en Cooperativas de Ahorro y Crédito

22.05.2019 2:00 h
4 min
Préstamos en Cooperativas de Ahorro y Crédito

Antes de hablar de las cooperativas de ahorro y crédito, en primer lugar, debemos saber que es una cooperativa. Según el primer artículo sobre el título de la sociedad cooperativa en la Constitución española: La cooperativa es una sociedad constituida por personas que se asocian, en régimen de libre adhesión y baja voluntaria, para la realización de actividades empresariales, encaminadas a satisfacer sus necesidades y aspiraciones económicas y sociales.

En el caso de las cooperativas de ahorro y crédito, la Ley 13/1918 lo define como: Sociedades cuyo objeto social es servir a las necesidades financieras de sus socios y de terceros mediante el ejercicio de las actividades propias de las entidades de crédito”. En cuanto a su composición jurídica, tienen un número de socios ilimitado para su formación y  su responsabilidad ante las deudas sociales alcanza el valor de sus aportaciones.

De esta manera, las cooperativas de ahorro y crédito pueden recibir depósitos de sus socios o clientes, dar préstamos a sus socios o terceras personas que acudan a ella o pedir financiación con otras entidades bancarias, actuando como intermediario entre sus socios o clientes y los bancos.

Al igual que los Bancos, las cooperativas de ahorro y crédito están respaldadas por el Banco de España. Esto significa que en caso de quiebra, cada titular va a tener garantizado hasta 100.000 euros por titular. Por lo tanto, si usted tiene una cuenta conjunta con otra persona, podrá tener asegurados hasta 200.000 euros.

Características de las Cooperativas de Ahorro y Crédito

Los socios pueden tomar parte de la gobernanza de la cooperativa, así como, tomar decisiones y aportar el capital para el funcionamiento de esta. Es curioso como se gobierna, debido a que, por una parte están formalizadas como cooperativas y por el otro como entidades de crédito.

Su Constitución quedará bajo escritura pública en el Registro de Sociedades Cooperativas. Con ello, se podrá adquirir la personalidad jurídica. Para su creación, se necesitará un capital mínimo que quedará fijado en su momento de la constitución y en los Estatutos. Además, los socios sólo responderán a las deudas sociales con las aportaciones que han suscrito, desembolsadas o no en su totalidad.

¿Qué necesitamos para solicitar un préstamo en Cooperativas de Ahorro y Crédito?

Lo podemos solicitar de forma online, acudiendo a la página de la cooperativa de ahorro y crédito que deseemos y siguiendo una serie de indicaciones que nos dirán.

En cuanto a los requisitos exigidos, tendremos que presentar lo siguiente:

  • Deberemos ser mayores de edad y disponer de una cuenta bancaria, que en muchas ocasiones nos pedirán abrir una cuenta de ahorros con ellos.
  • Una fotocopia de Cédula de identidad del solicitante y en caso de que nos pidan un fiador o aval, deberemos presentarla también de estos.
  • En muchas cooperativas, deberemos inscribirnos como socios y cumplir con un mínimo de permanencia para poder acceder a un determinado préstamo. Cada préstamo tiene un determinado requisito de permanencia.
  • Hay que tener en cuenta también que en caso de dejar de ser socios, en alguna cooperativas, se aplicarán directamente un 5% de la cantidad adeudada. En caso de morosidad, se puede llegar aplicar hasta un 25% sobre la tasa de interés corriente.

Existe la posibilidad de pedir un préstamo en cooperativas sin garante, en los cuales no tendremos que presentar ningún aval y serán los más apropiados para todas aquellas personas que por diversas circunstancias, han sido rechazadas al pedir un préstamo de forma habitual.

Diferencias entre una Cooperativa de Ahorro y Créditos y una Entidad Bancaria

Sin duda, la principal diferencia entre los bancos y las cooperativas de ahorro y crédito es su propiedad. Los bancos corresponden a accionistas y para la toma de decisiones quienes tengan mayor número de acciones tendrán más voto; en cambio en las cooperativas, los propietarios son los propios socios que la han creado y en la toma de decisiones, un socio equivale a un un voto, independientemente del dinero aportado.

Otra importante diferencia es la obtención de créditos por parte de los integrantes de ambas. Obtener créditos por parte de los accionistas es más complicado que en las cooperativas de ahorro ya que en los estatutos de estos últimos, si nos hacemos socios podremos beneficiarnos de mejores condiciones que si no lo somos. Los accionistas por su parte tienen varias restricciones impuestas por los bancos.

Por último, no hay que pasar por alto que las cooperativas de ahorro disponen de menos cajeros que las entidades nacionales, debido a que estas se encuentran en zonas específicas dependiendo de si se encuentra la sucursal en esa región o no.

Noticias Relacionadas

Comentarios

Publicidad

Mantenerse informado

Consigue la mejor información semanal