Perfil socio demográfico del usuario de créditos on line

La cantidad de solicitudes de créditos rápidos on line, así como las empresas del sector financiero que prestan estas ayudas, han aumentado exponencialmente a lo largo de la última década; el motivo, Internet. Los factores que influyen son exactamente idénticos a las -ya conocidas- ventajas de este servicio, tales como la rapidez y la sencillez del proceso. Además, las condiciones necesarias para obtener un crédito on line son mucho menores que las de un banco tradicional. La comodidad de pensarlo y ejecutarlo desde cualquier lugar es la guinda para consolidar esta nueva manera de ver el negocio financiero.

Actualmente, siguen apareciendo empresas en el sector y las que ya tienen experiencia, continúan creciendo debido a la constante demanda de créditos rápidos, los cuales, aunque varían ligeramente unos de otros según la entidad que transfiera el préstamo, tienen unas características bastante consensuadas y atractivas de cara al solicitante.

– En primer lugar, son créditos cuyas cantidades oscilan entre los 300 y los 1000 euros de media, por lo que se entiende la rebaja de las condiciones establecidas, así como la ampliación del sector de la sociedad al que van dirigidas estas entidades crediticias.

– La exigencia en cuanto a los requisitos, como ya vimos, es menor. Muchas entidades no piden nómina o aval, tan solo un ingreso que se pueda demostrar.

– Los prestamistas suelen ofrecer algo que asegure la confianza de los clientes. Entre numerosos ejemplos encontramos la anulación de intereses y comisiones en el primer crédito, sorteo de dispositivos electrónicos entre los nuevos clientes, ingreso efectivo en 15 minutos, etc.

– La cantidad ofrecida al nuevo cliente suele ser menor, por una sencilla lógica: seguridad. Estas empresas te darán la totalidad que permita el caso en cuestión a partir del segundo crédito, en caso de que éste se produjera.

Perfil socio demográfico del usuario de créditos on line

?Un ejemplo más del éxito de este sector es la continua elaboración de estudios sobre el perfil del usuario que solicita créditos on line. Las diferentes muestras escogidas revelan unas similitudes, aquí desglosadas y analizadas, para posteriormente extraer de ellas unas conclusiones que permitan focalizar bien este servicio y descubrir el porqué de esta tendencia.

– Sexo. La mayoría de los estudios concluyen que los hombres son los que más créditos solicitan, con una pequeña diferencia respecto las mujeres, aunque cada vez esta es menor (37-43 %).

– Edad. Nos situamos aproximadamente en el final de la generación ‘X‘ (1966-1980) y el comienzo de su posterior, la generación ‘Millenial‘ (1980-1997). Es decir, se concluye que la edad actual del usuario de créditos on line está entre los 30 y los 40 años. El rango es amplio pero comienza a dibujarse una idea acerca del perfil analizado.

– Trabajo. Los estudios muestran que la mayoría de solicitantes poseen un empleo estable (entre un 60-70 %). Además, hay que añadirle otro 10 % de autónomos que buscan esta vía para subvencionarse a pequeña escala. El resto de personas que piden un crédito lo conforman desempleados con subsidio, beneficiarios de otras ayudas, pensionistas y estudiantes.

– Salario. La cantidad media que ingresa este perfil supera los 1000 €, y según algunos estudios, incluso los 1500 €.

– Cuantía. La suma del crédito solicitado suele ser baja en comparación a las entidades bancarias, rondando los 300-500 €, aunque es posible solicitar más, siempre dependiendo de la situación específica.

– Lugar. La ciudad española donde más créditos se solicita es Madrid, seguida de Barcelona. Sevilla, Valencia y Zaragoza, que también están a la cabeza.

– Hijos. Tanto en mujeres como hombres, el perfil medio no tiene hijos, con mayoría en hombres. Aunque seguidamente en cuanto a lo más común, ambos sexos están igualados con un solo hijo.

Conclusiones de los estudios sociodemográficos

Debido a la abrumadora igualdad que observa entre los estudios, realizados estos por Cashper, Credy, MonedoNow y CréditoMóvil, y la coherencia con que estos se asimilan al situarlos en nuestra sociedad, se puede ahora extraer unas conclusiones definitorias del papel de estas entidades crediticias en el entorno.

Según informes de la EPA -Encuesta de Población Activa-, el perfil principal afectado por la crisis es de una mujer, joven y desempleada. Sin embargo, este perfil está lejos del usuario que definen los análisis sociodemográficos. El abanico es tan amplio que no predomina la situación de auxilio económico, sino que, por contra, se observan muchas personas de diferente situación que ven conveniente estas pequeñas prestaciones para afrontar gastos (vemos algo similar con las tarjetas de crédito).

Estrechamente relacionado con la crisis financiera está el hecho de que las primeras empresas de créditos rápidos on line aparecieron en 2007, esto es, antes de los primeros coletazos de la recesión global, por lo que también descartamos que su presencia se debió a una necesidad extraordinaria por parte de la población.

La muestra de la edad promedio del perfil sociodemográfico revela, desde ya, una realidad latente: el espectro se ampliará de tal forma que las generaciones que hoy utilizan este recurso seguirán haciéndolo, mientras que otras generaciones se incorporarán, haciendo la media aun mayor y denotando que definir este tipo de perfiles será más complejo. Esto simboliza que se trata de un negocio que abarca cualquier sector o clase social, que se utiliza como una herramienta económica que se complementa con otras.

Se esclarece que la utilidad de estas cuantías es afrontar gastos sobrevenidos o apoyar la economía en momentos puntuales, no para hacer grandes inversiones. Al ofrecer cantidades no exageradas, los intereses que se piden son, por lo tanto, más bajos y la reticencia a solicitarlos es menor. Este factor es clave en cuanto a que la rentabilidad que ve el cliente es la fiabilidad y rapidez con la que va a disponer del dinero.

Finalmente, este tipo de análisis de perfil socio demográfico revela parte de la realidad de lo que se acaba convirtiendo en el objeto final de estudio: la sociedad española. Valorando estos resultados se puede comprender en parte, no solo cómo se articula parte del sistema financiero en este país, sino cómo este evoluciona y ofrece un servicio más adaptado a las nuevas demandas sociales.

Finanzas

Mantenerse informado

Consigue la mejor información semanal