NUEVOS MEDIOS DE PAGO: El fin de las tarjetas de crédito y débito

Con un clic, a través de un móvil o acercando una pulsera a un datáfono. Despídete de las carteras tradicionales con membretes para tarjetas de crédito (o débito) porque muy pronto vas a tener que decirles adiós. Pero no, te aseguramos que no las vas a echar de menos.

Vamos a comprar el pan y la sacamos del bolsillo. ¿Cuánto vale ese bolso? ¿Aceptan tarjeta? Ya se trate de una mañana en la abarrotada ciudad o de unas plácidas vacaciones de ensueño, nuestra tarjeta de crédito ha sido nuestra fiel compañera, nuestra aliada más honesta, sincera y leal. Y aunque a veces nos asuste y horrorice mirar sus últimos movimientos, es lo primero que cogemos al salir de casa, o por lo menos, lo que solíamos coger.

Según los expertos del mercado, las tarjetas físicas están en declive. La llegada triunfal de los millennials, (sí, esos jóvenes que se han negado a seguir las costumbres y han arrasado con todo lo establecido) ha propiciado grandes cambios en el mundo económico. Primero fue la publicidad, a la que le siguieron los contenidos y las interacciones virtuales. Ahora, nos estamos habituando a una nueva forma de consumo.

 

La digitalización de la banca española

Multinacionales financieras y grandes compendios de telecomunicaciones han visto la oportunidad que brindan las nuevas tecnologías en mitad de una crisis financiera que arrastramos desde 2008. Por ello, y sin perseverar, tras los resultados que se proveyeron en 2013 en los cuales, la mayor parte conectada a Internet lo haría a través de sus smartphones personales, se pusieron en marcha abarcando todos los sectores.

Los nativos digitales, nacidos a partir de los 80 hasta 1995 y que en 2030 supondrán el 75% de la fuerza laboral mundial, lo aceptamos sin rechistar y comenzamos a descargarnos aplicaciones móviles que facilitaban nuestro estilo de vida urbano y cosmopolita creando puestos como el de los repartidores a domicilio de las conocidas Just Eat o Deliveroo y destruyendo sectores como el del taxi, y, ahora, este rectángulo de plástico al que llamamos tarjeta de crédito.

La llegada del fintech o tecnología adaptada a las finanzas ha generado una competición entre las entidades bancarias por sacar nuevas aplicaciones. Desde hace algunos años podemos transferir el dinero de una cuenta a otra desde el móvil y ahora, nos estamos acostumbrando a pagar con contactless, el sistema por el cual pagamos con el móvil, que ha alcanzado ya al 52% de los Terminales de Punto de Ventas habilitados en España según el Barómetro de Tarjetas de Mastercard realizado por Inmark Europa [1].

Una novedosa alternativa que todavía no ha desbancado a métodos más ‘tradicionales’ como PayPal o la tarjeta de crédito virtual.

Solamente con acercar el teléfono móvil a la terminal de cobro podemos realizar el el pago. Una solución rápida, fácil y sencilla. Además, este método ya se ha trasladado a otros objetos como una pulsera con chip si acudes al multitudinario festival de Tomorrowland, o llevar una pegatina en la parte delantera del coche como es el teletac.

 

 

Ventajas y riesgos de las carteras 3.0

Estés a favor o en contra, las billeteras digitales (digital wallet) tienen su parte positiva como negativa. Por un lado, éstas permiten aumentar la transparencia de las transacciones, ya que todo queda informatizado y almacenado en grandes bases de datos, como ocurría hasta ahora con las cuentas bancarias, solo que en la actualidad nos encontramos constantemente expuestos a ciberataques de hackers que pueden robar o desvelar nuestros datos.

Por otro lado, las nuevas formas de pago ahorran costes en el sistema y permiten el acceso de entidades a personas con bajos ingresos o instalados en poblaciones apartadas.

Desde los últimos diez años y con Estados Unidos a a cabeza, el sector minorista ha experimentado la entrada de los nuevos métodos de pago. El comercio electrónico ha incentivado el consumo superando en España los 30.000 millones de euros, un 25,7% más que el 2016. Las agencias de viajes y operadores turísticos han sido los más beneficiados, aglutinando el 11,3% de los beneficios, seguido por el transporte aéreo, y la moda.

 

 

Cuentas comunes para compartir desembolsos compartidos

Para compartir tus pagos ya no hace falta abrir una cuenta conjunta. Otra de las formas de pago alternativas que están desbancando a la habitual tarjeta bancaria son las plataformas online como Twyp o Bizum, las cuales te permiten crear bolsas comunes con amigos para compartir el dinero en ocasiones puntuales mediante transferencias instantáneas. Tomar una cerveza, pagar un regalo de cumpleaños o comprar material de trabajo colectivo son algunos de los fines que da uso a este tipo de apps.

Esto explicaría por qué en Estados Unidos el 67% de los jóvenes no tiene tarjeta de crédito. Aun así, sólo en nuestro país, más del 70% de los teléfonos ya cuenta con la tecnología NFC (Near Field Communications), el sistema que permite pagar con el teléfono. En la acutalidad, 1 de cada 3 consumidores digitales paga con el móvil en tiendas físicas.

 

Principales ‘apps’ para pagar sin tarjeta

La que vayas a usar habitualmente dependerá de la entidad bancaria a la que pertenezcas. Santander Wallet, BBVA Wallet, ING, Sabadell Wallet, CaixaBank Pay, imaginbank, Bankia Wallet o Bankinter pagos TVM son algunas de las aplicaciones de bancos con más peso de nuestro país, aunque existen otras de empresas no financieras como operadoras telefónicas, fabricantes de dispositivos móviles o gigantes tecnológicos.

Apple Pay, Paypal Here, Samsung Pay, Androy Pay u Vodafone Wallet y Orange Cash no están vinculadas a ninguna entidad financiera, y disponen de cuentas en las que puedes darte de alta desde distintas entidades, proporcionando una mayor flexibilidad y comodidad al usuario.

Pero si todavía no te atreves con estas revolucionarias y novedosas fórmulas de pago, siempre puedes recurrir a la factura del móvil.

 

 

La factura de móvil, tu nueva tarjeta de compras

Las principales compañías de comunicación están potenciando el pago de productos y servicios a través de la factura mensual de nuestro móvil. Aunque este método todavía no se ha extendido en nuestro país, es una práctica que ya existía en la compra de aplicaciones móviles y juegos. Ahora, Orange, Vodafone o Movistar pretenden ampliar sus horizontes físicos para comprender cualquier tipo de objeto y prestación, que será posible gracias a la regulación Europea.

Para hacerlo solo tienes que pagar el producto a través de “Pago por operador”, y una vez que introduzcas las claves solicitadas previamente, se añadirá el cargo a tu factura mensual de teléfono sin ningún coste adicional.

Independientemente de la edad que tengas, estos nuevos métodos de pago suponen una innovación tan útil como eficiente. Estamos seguros de que una vez que los pruebes, no vas a querer dejar de usarlos.

 

 


[1] El estudio para Mastercard ha sido realizado por Inmark Europa, compañía líder en investigación de mercados en el sector financiero, a partir de más de 1.327 entrevistas a individuos de 24 a 55 años, con ingresos regulares, residentes en España y que hayan realizado compras online en los últimos dos meses. Las entrevistas se llevaron a cabo a cabo entre el 16 y 26 de mayo de 2017.

 

Finanzas

Mantenerse informado

Consigue la mejor información semanal

Noticias destacadas

Publicidad

wizink tu banco senzillo

Social