¿Hay una Nueva Burbuja Inmobiliaria en España?

¿Hay una Nueva Burbuja Inmobiliaria en España?

28.02.2019 2:23 h
3 min

La burbuja inmobiliaria en España tuvo lugar en 1997 y se ha mantenido hasta finales de 2007 o principios de 2008.

La burbuja inmobiliaria España causó una gran crisis económica y todo fue por el excesivo aumento de los precios de las viviendas, precios a los que la mayoría de las personas no podían acceder con su sueldo. Es decir, que los precios de las viviendas estaban por encima del IPC y de las rentas.

Y os preguntareis… ¿Cuáles fueron las causas de esto?

Pues bien, los precios aumentaron debido a varios factores como pueden ser:

  1. La inmigración
  2. Concesión fácil de créditos y préstamos hipotecarios
  3. Suelo edificable
  4. Las ayudas fiscales para adquirir viviendas
  5. La especulación y la recalificación de suelos
  6. EURIBOR y tipos de interés bajos

 

A la burbuja inmobiliaria en España había que sumarle el también aumento descontrolado de viviendas, las constructoras se volvieron locas edificando pues eran bastantes las personas las que estaban buscando pisos.

 

CONSECUENCIAS DE LA BURBUJA INMOBILIARIA EN ESPAÑA

Las consecuencias de la burbuja inmobiliaria en España fueron las siguientes:

  • Crisis inmobiliaria (poca demanda de viviendas)
  • Caída de precios
  • Estancamiento económico
  • Aumento de los precios de las viviendas muy por encima de los salarios
  • Desahucios
  • Impagos
  • Ocupaciones ilegales
  • Quiebras tanto de bancos como de entidades financieras
  • Aumento del paro
  • Abandono escolar (por falta de dinero)
  • Nueva ley hipotecaria

 

La última de las consecuencias de la burbuja inmobiliaria en España, la nueva ley hipotecaria, supuso una garantía para todas aquellas personas que no recibían el pago de sus rentas. Por tanto, la nueva ley hipotecaria pretendía conceder viviendas a las personas que habían sufrido las consecuencias de la burbuja inmobiliaria en España a un precio más bajo.

No obstante, antes de tomar cartas en el asunto para normalizar el pago de rentas, se reguló la facilidad con la que se condecían los préstamos hipotecarios, algo que como bien hemos comentado antes fue una de las causas de esta burbuja inmobiliaria España.

 

¿HAY UNA NUEVA BURBUJA INMOBILIARIA EN ESPAÑA?

Tal vez sea muy precipitado decir que estamos ante una nueva burbuja inmobiliaria en España, pero cierto es que los precios de las viviendas cada vez están más altos, algo que hay que tener en cuenta pues es probable que si siguen subiendo de manera desorbitada podamos llegar a ver otra burbuja inmobiliaria es España.

Son muchos los expertos que piensan que una nueva burbuja inmobiliaria acecha España, no obstante, si analizamos las causas por las que podría darse otra burbuja inmobiliaria en España nos damos cuenta que, la subida de precios de las viviendas corresponde únicamente a los gajes de la oferta y la demanda.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el Índice de Precios de Vivienda (IPV) se sitúa en un 7.2% es decir, ha aumentado cuatro décimas en el tercer trimestre de 2018.

 

 

Pero solo con este dato no podemos afirmar que nos encontramos ante una nueva burbuja inmobiliaria España, pues si analizamos la concesión de préstamos hipotecarios que dan los bancos nos damos cuenta que no han subido mucho según fuentes del periódico “El Confidencial”:

“Lo que sí está claro es que en esta ocasión las subidas de precios no están alimentadas por una burbuja crediticia como en el pasado, ya que las hipotecas continúan a un nivel muy modesto, a pesar de una subida de aproximadamente el 70% en el importe total concedido desde la primera mitad de 2014. Sin embargo, el nivel general de préstamos es poco más de la cuarta parte del que había en plena burbuja. Sí que es cierto que buena parte del crecimiento del nuevo crédito se está dirigiendo a este fin, pero, al contrario que anteriormente, la inmensa mayoría del nuevo crédito va a las empresas (es cuatro veces superior) y no a las familias.”

 

Por tanto, la ausencia de préstamos hipotecarios, la baja demanda de viviendas y el gran número de parados que abarca nuestro país podrían ser pruebas para decir que de momento no estamos ante una nueva burbuja inmobiliaria en España.

Noticias Relacionadas

Comentarios

Publicidad

Mantenerse informado

Consigue la mejor información semanal