Cómo mejorar la calificación crediticia a corto y medio plazo

El contar con una calificación crediticia alta favorece que las entidades se sientan más cómodas al prestar dinero, como por ejemplo en la contratación de un crédito on line, a la vez que pueden llegar a ofrecer mayores beneficios como incluso una tasa más baja. Sin embargo, si la calificación es baja podría aumentar el coste de los créditos. Estos valores, según la calificación FICO, una empresa de software de análisis, oscilan entre 300 y 850 puntos, y mejorar esta puntuación podría llevar entre 1 y 2 años.

Pasos a seguir para mejorar la calificación crediticia

No siempre es posible mantener una buena puntuación, por eso es aconsejable tomar una serie de medidas, algunas de ellas bastante lógicas, que ayudarán a mejorar dicha calificación.

Realizar los pagos a tiempo, sin excepción

Realizar los pagos a tiempo, todos los meses, sin dejar ninguna cuota impagada es primordial. Los retrasos en pagos son uno de los principales motivos por los que se puede recibir calificación negativa. No realizar un pago puede tener un impacto negativo inmediato.

Mantener bajos los saldos de las tarjetas de crédito y de los créditos rápidos on line

Un factor que se considera peligroso y realmente dañino para la calificación consiste en tener un equilibrio de un 35 % o más del límite del crédito disponible en cada tarjeta. Para mejorar este punto hay dos opciones. La primera es realizar pagos y amortizar deuda para mantener bajo el saldo de la tarjeta. La segunda opción es aumentar la línea de crédito, con lo que el porcentaje del disponible se verá disminuido.

No cerrar las cuentas que no se utilizan

El mantener una cuenta con saldo disponible durante largo plazo aumenta la calificación, mantener una larga historia positiva con cada entidad reportará beneficios.

Solicitar crédito on line solo cuando sea necesario

Parece obvio, pero en ocasiones se pueden plantear situaciones que son perjudiciales para la calificación pero que pueden parecer beneficiosas en determinados casos, como por ejemplo la posibilidad de traspasar parte del disponible a una cuenta corriente. Aunque no se necesite en ese momento, se plantea como una oportunidad jugosa para poder conceder un antojo y se puede llegar a acceder a esta solicitud, con lo que la deuda se verá incrementada y la puntuación disminuirá proporcionalmente. Por ello la mejor medida es solicitar créditos rápidos on line únicamente cuando sea necesario.

Seguir la calificación crediticia

Hoy en día es sencillo acceder a la información para poder ver la calificación de cualquier persona de forma gratuita, lo que ofrecerá la oportunidad de corregir errores en un informe y eliminar datos desactualizados.

Al vigilar la puntuación y su evolución es posible descubrir posibles alteraciones anormales, como robos de identidad. En época navideña es cuando más se usan las tarjetas, lo que aumenta la posibilidad de que se produzca algún hurto o clonación de las mismas. En ocasiones, al producirse tantos gastos en estas fechas, la víctima no se da cuenta de lo que ocurre hasta semanas después. Esta situación puede resultar terrible para la puntuación porque el disponible se verá disminuido y el porcentaje de equilibrio entre deuda y disponible aumentará, afectando negativamente. Es esencial poner atención también a los robos de identidad, ya que la información negativa de una persona puede ser asignada maliciosamente a otra, viéndose seriamente afectada por estos desequilibrios.

Aunque no se haya producido ningún robo o duplicado, el simple hecho de haber creado una nueva tarjeta para aprovechar un descuento en una tienda podría bajar la calificación para el año siguiente, y ya se sabe que una calificación baja puede desembocar en el aumento de los costes de los créditos.

Evitar la quiebra

Declararse en bancarrota es una de las peores cosas que se puede hacer cuando hablamos de calificación crediticia, ya que la caída de la puntuación será grande e inmediata. Además, la quiebra seguirá afectando durante 10 años, lo que podría impedir la concesión de créditos rápidos en el futuro.

Evitar la consolidación de deuda de tarjetas de crédito

Aunque pueda parecer que es más cómodo aunar todos los pagos en una sola cuota de una tarjeta, en términos de calificación crediticia, es mejor distribuir la deuda entre varias tarjetas con menor interés que una con mayor límite de crédito pero pagando más intereses. Otra alternativa para liquidar la tarjeta con un interés elevado podría ser refinanciar la hipoteca o solicitar créditos rápidos on line.

Negociar con los acreedores

Muchos acreedores están dispuestos a renegociar y a escuchar a sus clientes porque de lo contrario se podrían encontrar con situaciones de impago, las cuales perjudicarían al resto de sus oportunidades de negocio. Ellos necesitan tener deudores que paguen regularmente para poder utilizar ese rédito en nuevas transacciones. Siempre es preferible contactar con los acreedores o agencias de cobro para que planteen posibles soluciones o alternativas a esa situación desfavorable.

No ignorar otros préstamos o créditos rápidos

Como ya se ha indicado anteriormente, el tener varios préstamos o líneas de crédito con el saldo bajo y pagando regularmente la cuota es la forma más efectiva de mejorar la calificación. Siempre puede ser apoyado de alguna nueva tarjeta de crédito gratuita que no se vaya a utilizar pero que aumente el crédito disponible y, por lo tanto, disminuya el porcentaje de equilibrio.

Estas medidas son, en su mayoría, lógicas e incluso intuitivas, y presentan una buena guía, un camino a seguir que ayudará a mejorar la calificación a la vez que beneficiará su efectividad para ir saldando deudas y acabar pagando todos los préstamos de manera eficiente.

Para muchas personas, el hecho de tener varios préstamos y tarjetas de crédito, puede resultar una situación embarazosa ya que no se sienten cómodas manejando cantidades, traspasando de una entidad a otra, jugando con los movimientos cada poco tiempo. Para estas personas la situación ideal sería acabar con una o dos líneas de crédito e ir utilizándolas cuando sea necesario y no estar pensando qué cuotas hay que pagar cada mes. Ante esta situación la guía descrita anteriormente puede suponer una ayuda para conseguir amortizar todos esos créditos sobrantes y puede servir para conseguir ese objetivo perseguido.

Resumiendo, hay que mantener bajo el saldo de las tarjetas y líneas de crédito on line, conservar los créditos más antiguos, vigilar la calificación, evitar la bancarrota y negociar con los acreedores.

Créditos

Mantenerse informado

Consigue la mejor información semanal

Noticias destacadas

wizink tu banco senzillo

Social