Las comisiones y los gastos de los préstamos

Las comisiones forman parte de los gastos que se incluyen en los préstamos a los que se accede. Los créditos, tanto de la banca tradicional como de las entidades que operan por Internet, incluyen toda una serie de costas adicionales que se suman a lo que se denomina T.I.N, el tipo de interés nominal.

Al final, cuando se calcula el coste de un préstamo, cabe incluir las comisiones, los gastos adicionales y los intereses que el prestatario pagará cuando haya devuelto el dinero prestado. Por tanto, conviene conocer bien el tipo de productos financieros que se contratan antes de firmar cualquier operación.

En los préstamos rápidos que se solicitan a través de Internet, como los que se ofertan en el portal Atrapacredito, aparece toda la información detallada y transparente de los intereses, de los honorarios y de las penalizaciones por impagos. Así, el consumidor puede hacer un cálculo del coste real que va a tener. La transparencia es uno de los principales valores de los créditos on line, desde un principio se conocen todos los datos con lo que se evitan las sorpresas y se contrata el producto con conocimiento de causa.

Las comisiones más frecuentes de la banca

1. Comisión de apertura

Es una de las más habituales. Se cobra por la concesión del dinero y se estima en un porcentaje del importe solicitado, aunque suele incluirse un mínimo como límite. Es lo que equivale al coste de tramitar la solicitud del crédito y demás cuestiones administrativas.

2. Comisión de estudio

En este caso, se establece el coste que cobra la entidad financiera por estudiar o evaluar la solicitud del crédito. Antes de su aprobación, el banco verifica los datos que se le han facilitado, consulta el historial de endeudamiento y la solvencia del beneficiario. Necesita esta información para analizar el nivel de riesgo que implica la operación y evitar así el incremento de su tasa de morosidad. El cliente, o futuro cliente, obtiene una puntuación sobre la clasificación que establece el banco en función de las variables de su barómetro de riesgo. En función de su score, se aprueba o no se aprueba la solicitud crediticia. Otro factor que se tiene en cuenta es el referente a las condiciones propias del préstamo, el riesgo encarece la operación.

3. Comisión de modificación

En algunos contratos de préstamos, se incluye la cláusula referente a la comisión de modificación de las condiciones pactadas en un principio por el cliente. En este caso, el prestamista establece que puede cobrar una comisión por una operación de reclasificación del riesgo o cambios en el contrato.

4. Por amortización del capital total o parcial

En el caso de que el cliente desee reembolsar la totalidad del capital pendiente o bien una parte, es probable que el banco le cobre una comisión. En las cláusulas del contrato se establecen las condiciones, a veces se penaliza si supera el 25 % del importe concedido, en otras ocasiones este tipo de gastos no se incluye. El objetivo es penalizar, de alguna manera, el ahorro que obtiene el beneficiario al no tener que pagar los intereses que restan del crédito concedido.

5. La penalización por impago

Se trata de la comisión de demora, la que cobra la entidad si no se devuelve el dinero en el tiempo acordado o si no se paga una cuota tal como se ha establecido. El importe de estas penalizaciones depende de las condiciones firmadas en el contrato.

6. Otros gastos y productos vinculados

Además de lo mencionado, cada financiera aplica sus propias comisiones en función de los objetivos de negocio que tenga. A veces, para acceder al crédito tradicional, los bancos imponen determinadas condiciones que implican la contratación de productos vinculados. Este tipo de productos son la domiciliación de la nómina, la contratación de un seguro o una tarjeta, o bien la apertura de una nueva cuenta.

Así pues, a la hora de calcular el precio real que cuesta un préstamo hay que incluir todos los gastos mencionados. La Tasa Anual Equivalente, también conocida como T.A.E. es la que incluye los intereses, incluso algunos de estos costes. Sin embargo, en otros casos no se incorpora todo, por lo que el T.A.E. no refleja costas añadidas como son la notaría, los abogados o demás gestiones administrativas.

Los gastos se incrementan si se trata de productos hipotecarios. Es muy importante informarse bien del coste real del préstamo antes de firmar ningún documento, ya que con la firma del contrato se da el visto bueno a la operación y se asume el compromiso de las cláusulas indicadas.

El caso de los préstamos rápidos y créditos on line

Una de las características de los microcréditos que se solicitan a través de la red es la ausencia de comisiones. En casos como Atrapacredito, se cobra un importe por honorarios, pero no hay más gastos adicionales por apertura o amortización anticipada o cuestiones similares. Es más, no se obliga a contratar productos vinculados como es habitual en la banca tradicional, por tanto, el beneficiario del dinero no ha de domiciliar su nómina, ni contratar un seguro.

En el sitio web se informa del T.A.E. de cada operación. El cliente tiene todos los datos que necesita incluso antes de hacer la solicitud, con lo que es conocedor del dinero que le costará pedir uno de estos créditos on line. Así pues, puede ser que contrate productos financieros con un T.A.E. mínimo, uno de valor promedio y con el máximo que se establece. En función del producto en sí, de su solvencia, del plazo de devolución, del importe y de los datos que recabe el scoring, la operación será más o menos cara.

Las comisiones se generalizaron en la banca tradicional, sin embargo, las nuevas financieras que ofertan los microcréditos a través de la red, han huido de esa tendencia. Portales como Atrapacredito ofrece la posibilidad de contratar créditos on line de una manera rápida y sencilla. Cada una de las financieras brinda la información de sus productos para que el consumidor no tenga ninguna duda y tenga todos los datos antes de firmar el contrato. Ahora es el momento de aprovechar las oportunidades que brinda la financiación a través de Internet.

 

Finanzas

Mantenerse informado

Consigue la mejor información semanal