logo atrapa

Hipotecas

Busca tu Hipoteca personalizada

Ha leido y acepta la política de Privacidad y protección de datos Leer

Acepto recibir comunicaciones comerciales de otros productos y/o servicios de Atrapacrédito y entidades colaboradoras a través de cualquier medio, incluidos los electrónicos.

Enviado correctamente

 
¿QUÉ ES LA HIPOTECA DE AUTOPROMOCIÓN?

La hipoteca de autopromoción es un préstamo que te permite financiar la construcción de una vivienda sobre un terreno que se haya adquirido con anterioridad (compra de un solar o por herencia recibida). Este préstamo se va descomponiendo a medida que la construcción de la vivienda de dicho terreno va avanzando. Va dirigida de forma directa a particulares que quieran construir su propia vivienda. Al igual que en una hipoteca convencional, el presupuesto deriva del capital aportado más intereses.

 
¿QUÉ REQUISITOS CONLLEVA?

Para que se te conceda una hipoteca de autopromoción, hay que cumplir una serie de requisitos fundamentales:

  • Estar en posesión de un terreno en propiedad.
  • Solicitar un proyecto de vivienda a un arquitecto.
  • Visar dicho proyecto por el respectivo Colegio.
  • Instar licencia de obras al Ayuntamiento correspondiente para dicho proyecto.

Una vez que todas las condiciones hayan sido aprobadas, se debe acudir con la licencia de obras, junto con el visado del correspondiente Colegio de abogados a la entidad financiera. Ahora se puede empezar a negociar el préstamo hipotecario.

 
CARACTERÍSTICAS DE LA HIPOTECA DE AUTOPROMOCIÓN

A la hora se solicitar la hipoteca de autopromoción a una entidad bancaria, lo más normal es que te concedan entre el 60-80% del valor de la vivienda. Si la zona donde se va a construir la vivienda tiene una alta demanda de edificación, el porcentaje de financiación será mayor. La duración máxima del crédito suele rondar -como en una hipoteca convencional- los 30 años.

A medida que la obra de la vivienda va avanzando y se van superando las fases estipuladas para su construcción, el banco irá liberando las cantidades pactadas en el contrato.

Este tipo de hipotecas suelen utilizarse también para la financiación de casas prefabricadas o modulares. El único requisito extra que se pide, es que dicha casa este en el suelo; es decir, que forme ya parte del terreno.

Construir una vivienda puede ahorrarte hasta un 30% de los costes en diferencia a una vivienda tradicional. Esto se debe a que, te permite ahorrar los gastos de la empresa promotora. Además edificar tu propia casa, te otorga el poder de distribución de cada uno de los espacios, las dimensiones y los materiales a utilizar.