Financia tu casa

Enero, Febrero y Marzo de 2018 han sido los tres meses del año que han registrado una subida del 7,8% en el precio de la vivienda en Madrid.

No obstante, este precio varía según las zonas en las que se sitúan las viviendas; pues los precios de las viviendas en el centro de la ciudad subían como la espuma; mientras que, en las afueras, los precios de las viviendas bajaron bastante hasta hace relativamente poco que han vuelto a subir.

El “culpable” de esta mejora se debe al incremento del PIB regional, el cual crecerá por encima de la media nacional un 3,4% este año y un 2,7% el siguiente, según un estudio del BBVA. Esto provocará que la compra de segundas viviendas por los madrileños en el resto de España se intensifique.

ES TIEMPO DE COMPRAR UNA CASA

Viendo lo visto, y los buenos tiempos que se avecinan en el sector inmobiliario, que mejor oportunidad que esta para decidirse a comprar una casa.

Muchas son las personas que están dispuestas a comprarse una vivienda, pero a la hora de financiar su casa se echan para atrás, pues por no estar yendo de banco en banco preguntando e informándose por la manera en la que pueden financiar su casa, se quedan como están u optan por opciones como el alquiler.

Atrapacrédito, una empresa que compara entre varios productos financieros y te ofrece el que mejor se adapta a tus necesidades, te puede ayudar en esa tarea y ofrecerte la mejor opción para financiar tu futura vivienda.

¿HIPOTECA VARIABLE O FIJA?

Otra de las dudas que nos surgen a la hora de financiar nuestra casa es esta.

Pues bien, antes de meternos en una hipoteca para financiar nuestra casa, debemos tener claros todos los conceptos.

Qué es mejor, ¿financiar mi casa con una hipoteca fija o financiarla con una variable?

Desde aquí https://atrapacredito.com/hipotecas/ te enseñamos las diferencias entre una y otra para que elijas la mejor opción.

SE PUEDEN BARAJAR OTRAS OPCIONES DE VIVIENDA

Si lo que estás buscando no es la financiación de una vivienda tradicional y buscas la manera de financiar una casa prefabricada, también es una buena opción.

Tanto las viviendas prefabricadas como las modulares cada vez están más de moda en el mundo de la vivienda. Este tipo de casas están caracterizadas por el poco tiempo que se tarda en su construcción en comparación a las demás, la diferencia en el precio, sin duda menor al de las casas tradicionales, y la variedad de diseños nuevos, tradicionales, modernos, vintage… que existen, algo muy llamativo para los compradores.

Pero no todo lo que reluce es oro, y para hacerse con una maravilla prefabricada te exigen una serie de requisitos:

  • El suelo en el que estará la casa no puede ser suelo rural, sino urbano para poder realizar la obra.
  • La vivienda tiene que tener unos cimientos, tiene que estar anclada en el terreno.
  • Además, el Colegio de Arquitectos debe darle el visto bueno.
  • El Ayuntamiento nos tiene que conceder la licencia municipal, sino no podremos demostrar que es legal y podrían tirárnosla.
  • Y por supuesto, debe estar correctamente registrada en el Registro de la Propiedad.

Pero la verdadera preocupación es cómo podré financiar mi casa.

Pues bien, para ello lo principal para poder optar por una financiación u otra es saber con exactitud el precio de la vivienda. Si este es menos de 50.000 euros, probablemente te ofrezcan un préstamo personal en vez de una hipoteca.

Pero esto conlleva una serie de pros y contras; por un lado, los préstamos personales se libran de gran parte de formalización lo que por el contrario las hipotecas sí que tienen, pero sin embargo los préstamos personales se suelen realizar en un plazo más reducido, y por tanto su tipo de interés es más alto.

Por tanto, la mensualidad que pagarás con una hipoteca normal será menor a la que pagarás con un préstamo personal; así que puedes barajar ambas posibilidades a la hora de financiar tu casa, siempre y cuando la cantidad de dinero que necesites sea baja, ya que los bancos están dispuestos a financiar el 80% del importe del inmueble, y el 20% restante deberá ser aportado por el interesado en la vivienda.

Lo único que diferencia a una hipoteca de una vivienda tradicional es que, a la hora de su financiación, el banco no entrega todo el dinero al cliente, sino que lo hace poco a poco. Según va avanzando la obra va aportando el dinero, algo realmente importante pues las aportaciones pueden extenderse varios meses.

La financiación de una casa por tanto puede variar según la opción de vivienda que elijas, así que estudia bien las ofertas y lo que más te interese para poder informarte sobre las diferentes formas de financiación que se te pueden ofrecer.

Hipotecas

Mantenerse informado

Consigue la mejor información semanal