¿En qué consiste el scoring?

En este texto vamos a analizar con todo el detenimiento posible un término que muchos solicitantes de créditos rápidos puede que desconozcan, pero el cual, sin lugar a dudas, puede llegar a afectarles. Se trata del scoring.

A continuación, vamos a profundizar en las características de este concepto; ya que, como personas involucradas en el mundo de los préstamos rápidos, nos interesa estudiar cómo funciona.

Una definición del scoring de los créditos rápidos

La primera impresión que nos produce esta palabra es una remisión a la terminología anglosajona que se utiliza en el ámbito del deporte para referirse a los resultados. En este sentido, estas primeras sensaciones no andan excesivamente desencaminadas; dado, que, al fin y al cabo, este concepto proporciona un resultado global de la aptitud o no del cliente para recibir un préstamo. Nos referimos a un resultado definitivo y que se obtiene, como en las competiciones deportivas, a la conclusión de los acontecimientos. Será el que, realmente, cuente a la hora de determinar la concesión o desestimación de determinados créditos.

Hemos citado el concepto determinados créditos debido a que estos resultados no tienen la misma influencia en todos los procesos de préstamos de dinero. Es empleado, básicamente, por parte de las entidades de crédito alternativas que ofrecen a sus clientes dinero rápido. Aunque esta utilización preeminente no significa que los bancos tradicionales no hagan uso de esta técnica de análisis. De hecho, debido a sus enormes recursos materiales y económicos, se la pueden permitir y recurren a ella en las decisiones en los que desean afinar más.

Sin embargo, como señalábamos con anterioridad, este método de contraste de la fiabilidad del potencial cliente es, principalmente, empleado por las entidades crediticias alternativas. Su habitual utilización se debe, a grandes rasgos, al análisis prioritario del historial de datos del cliente mediante herramientas informáticas de alta sofisticación. Se trata de plataformas que no solo registran la información que tiene que insertar el solicitante del crédito en la web de la empresa que concede los préstamos rápidos, sino que también pueden computarla y extraer conclusiones relativas a las aceptaciones o desestimaciones de los créditos en cuestión.

Este sistema favorece dos premisas ventajosas básicas. Por una parte, aporta agilidad y mecanización a la tramitación de las gestiones que han de realizar los solicitantes. Al poder llevarlas a cabo desde casa, pueden acceder a su crédito a un solo clic de distancia y se ahorran tiempo en colas pesadas ante las ventanillas de atención de las sucursales bancarias y dinero en la consecución de fotocopias y determinada documentación a presentar. Asimismo, la recepción del dinero también resulta más cómoda. Por otro lado, operar mediante estas aplicaciones de Internet, si todos los datos presentados favorecen la concesión del crédito, beneficia tanto al prestamista como al prestatario, puesto que las condiciones ventajosas del acuerdo que todo préstamo supone son reconocidas de inmediato por programas informáticos diseñados para estas finalidades.

Aunque aún sea un cierto desconocido para parte de la población, el Big Data es la metodología que permite una estructuración y un análisis racionales de la información aportada por el cliente y deseada por el banco. De esta manera, solo se concede el préstamo si ambos intereses coinciden. El Big Data, por su parte, conlleva el estudio mediante parámetros informáticos de datos masivos en estructuras de escala. Por consiguiente, los especialistas en esta materia son capaces de definir los parámetros que convienen a los prestamistas a la hora de interpretar datos del cliente tales como los de naturaleza personal (edad, sexo, etc.) y los asociados a las condiciones económicas del interesado (por ejemplo, su situación laboral, la cuantía y el origen de sus ingresos…).

Además, la respuesta a este contraste de informaciones se obtiene en tiempo real, lo que optimiza los recursos disponibles. Se trata de una respuesta adaptada al perfil de la persona solicitante, pero es cierto que adolece de la introducción de ciertos matices que pueden tener una influencia sustancial en las condiciones de concesión o denegación de un préstamo.

Por este motivo, en algunos casos, las empresas que gestionan la concesión de microcréditos pueden llegar a ofrecer una asistencia al cliente (telefónica, en la mayor parte de los casos) mediante la que pueden subsanarse dudas. Esta intermediación, de hecho, podría ser la base de un nuevo acuerdo que logre introducir algunas modificaciones de matiz ante los escenarios planteados por esta metodología.

La influencia de esta técnica a la hora de conseguir dinero rápido

Este método, en líneas generales, constituye una reserva, a modo de una especie de autodefensa, que fijan las entidades que trabajan con préstamos. De igual manera que los bancos se valen, en este aspecto, de los requisitos comentados en el primer párrafo; las entidades alternativas de crédito recurren a estas barreras de acceso, las cuales resultan más sofisticadas. Por otra parte, no tienen por qué ser más severas que las que marca la banca convencional. Simplemente, tratan de establecer un primer mecanismo de entrada al círculo virtuoso de los préstamos que se conceden y se devuelven.

En consecuencia, un cliente cuya solicitud de préstamo es rechazada por este baremo no debe demonizar la metodología empleada, la cual no reviste ningún tipo de animadversión personal contra él, aunque sí prevenga contra perfiles de prestatario como el suyo. Su reacción más coherente y efectiva ha de tender a mostrarse autocrítico con los fallos que le han llevado a esta situación y tratar, en un futuro cercano, de subsanarlos. De este modo, no tendrá que volver a pasar por la desagradable situación de que este sistema informático deniegue su solicitud de préstamo.

Al cliente no se le ha de pasar por la cabeza falsear los datos que introduce en la plataforma de la web de microcréditos. Finalmente, estas acciones fraudulentas acabarían siendo detectadas en otras etapas del proceso del crédito. Asimismo, estos falseamientos solo acabarían por reproducir una espiral de impagos cada vez más negativa para él, dado que terminaría por comprobarse su incapacidad acumulada para devolver el préstamo.

En resumen, el scoring se ha revelado como muy práctico para medir la fiabilidad de los prestatarios, pero estos también pueden recurrir a un contraste de información previo. Se trata de la comparación de las condiciones de los productos financieros en Atrapacredito.

Estilo de Vida

Mantenerse informado

Consigue la mejor información semanal