¿Tienes 10.000 euros y no sabes dónde invertir? Te lo contamos aquí

¿Tienes 10.000 euros y no sabes dónde invertir? Te lo contamos aquí

12.09.2019 1:35 h
3 min

A pesar de las dificultades a nivel de inversiones que está ocasionando la difícil situación política que se está viviendo en el panorama mundial (Reino Unido, China, EE.UU., Europa, etc.), muchas personas siguen pensando en la necesidad de invertir sus ahorros. El problema que erradica en esta situación, ha provocado que muchos de estos inversores no vean salidas seguras a la inversión de su dinero. Muchos de ellos, han tomado como solución invertir su dinero en cuentas o carteras que les proporcionen menos intereses, con el fin de evitar asumir riesgos mayores. Esto está haciendo que la rentabilidad de sus productos sea menor, aunque aún tienen la posibilidad de invertir en España sin asumir riesgos.

 

¿QUÉ DEBE TENER EN CUENTA UN INVERSOR PARA INVERTIR SIN RIESGO?

Si posees 10.000 euros en una cuenta que no te está proporcionando ningún tipo de beneficio y quieres invertirlo, en Atrapacrédito te damos una serie de claves para poder invertirlos sin tener que asumir riesgos. En ocasiones los productos en los que invertimos conllevan comisiones y rentabilidades muy bajas, por ello hay que tener en cuenta los siguientes factores:

  • Gastos asociados:  los productos bancarios suelen llevar implícitos una serie de gastos (apertura, mantenimiento, gestión). Por ello, es imprescindible tener en cuenta los gastos que puede conllevar una inversión. Es decir, si queremos tener un depósito, hemos de tener en cuenta que puede implicar costes de mantenimiento. De igual manera, una cuenta de ahorro que nos proporcione beneficios, la tarjeta que vaya asociada a esta cuenta, puede suponer un gasto.
  • Beneficio: a la hora de contratar uno de estos productos, hemos de tener en cuenta que la rentabilidad y el riesgo son dos variables que van a la par. Es decir, que si invertimos en un depósito que implica poco riesgo, la rentabilidad de nuestro producto será menor. Y viceversa. La rentabilidad es directamente proporcional al riesgo que el cliente quiera asumir.
  • Liquidez del producto: por lo general, los productos destinados a la inversión, suelen estar enfocados en el largo plazo. Esto hace que el producto, cuanto más tiempo se mantenga en la inversión, más rentabilidad nos podrá dar. Si decidimos, por ejemplo, sacar un depósito antes de tiempo, el banco nos pondrá una penalización o no nos dejará efectuar la operación.
  • Conocimiento del producto: esto consiste en estudiar toda la gama de productos del mercado. No escoger el primero que veamos. Es importante comparar las condiciones que nos ofrecen y escoger el que mejor se adapte a nosotros.
  • Finalidad de la inversión: cuando vamos a invertir 10.000 euros, es necesario saber realmente qué utilidad queremos darle en un futuro a nuestro dinero. Dependiendo de la finalidad que tengamos utilizaremos como inversión de futuro, unos productos u otros.

 

¿EN QUÉ PODEMOS INVERTIR NUESTROS PRODUCTOS?

Esta clasificación está basada en el nivel de riesgo que estemos dispuestos a asumir en nuestra inversión de 10.000 euros. Evidentemente, cuanto mayor riesgo asumamos en la inversión, mayor será la rentabilidad de nuestro producto.

  • DEPÓSITOS: con una inversión en depósitos, conseguiremos que el riesgo sea muy pequeño y podremos mantener nuestro dinero a salvo durante más tiempo. Si invertimos en un depósito a más de dos años en España, la rentabilidad que este nos generará, será de tan solo un 0,11%, muy por debajo de la media europea que se sitúa en un 0,77%. Si quieres comprar los mejores depósitos del mercado, no dudes en visitar nuestra página web (depósitos).
  • CUENTAS REMUNERADAS: como en el caso de los depósitos, el riesgo de las cuentas remuneradas es muy bajo. Eso sí, antes de elegir en qué cuenta invertir tus ahorros, deberás compararlas todas. La mayoría de ellas llevan implícitas comisiones, por ello te conviene más elegir la que tenga unas comisiones más bajas.
  • FONDOS GARANTIZADOS: con los fondos garantizados, el cliente que realiza la inversión tiene asegurado el dinero invertido más una pequeña comisión. Sí, pequeña porque este tipo de productos también ofrecen una rentabilidad muy baja. Uno de los inconvenientes que podemos sacar a este producto, es que si decidimos sacar el dinero de la cuenta antes de tiempo, el banco no te pagará los intereses generados hasta ese momento.

Si deseas obtener más información acerca de las inversiones en productos bancarios, no dudes en visitar nuestra web, comparar y elegir el producto que mejor se adapte a tus necesidades.

Noticias Relacionadas

Comentarios

Publicidad

Mantenerse informado

Consigue la mejor información semanal