Depósitos con regalo

El procedimiento es

Seguro

Rápido

Sencillo
¿QUÉ SON LOS DEPÓSITOS CON REGALO?

Los depósitos con regalo son recompensas que ofrecen los bancos a cambio de dejar nuestro dinero depositado en ellos. Estas recompensas se tratan de objetos materiales que dan al cliente en vez de ofrecer un interés o puede ser una combinación de ambos.

Los regalos ofrecidos han ido evolucionando, desde vajillas y utensilios domésticos hasta productos tecnológicos que hoy son los que más ofrecen los bancos, a parte de ser los más utilizados por la sociedad.

Los depósitos son productos de ahorro ofrecidos por una entidad bancaria en los que el cliente deposita una cantidad de dinero al banco durante un determinado plazo con el objetivo de obtener una rentabilidad cuando finalice la fecha estipulada. El banco fijará unos intereses que se sumarán a la cantidad depositada.

Los depósitos más frecuentes son los depósitos a plazo fijo, dado que el interés no variará desde que se realiza el contrato, aportando seguridad y tranquilidad al cliente. Para saber más sobre este tipo de depósito, clique sobre nuestro artículo Depósitos a Plazo Fijo.

Hay que decir que en los depósitos fijos son el lo que mayor recompensa ofrecen al estar el dinero inmóvil en el banco. Por ello, muchos ofrecen depósitos con regalo.

 

VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LOS DEPÓSITOS CON REGALO

A todos nos gusta aprovecharnos de los máximos beneficios posibles, es por ello que los depósitos con regalo nos ofrecen las siguientes ventajas:

 

  1. Nos dan la posibilidad de hacernos con algo de forma casi gratuita, teniendo en cuenta que en muchas ocasiones el producto tiene un precio elevado en el mercado.
  2. El obsequio lo vamos a recibir antes de que termine la fecha de vencimiento del depósito, por lo que, no tendremos que esperar mucho tiempo para gozar del producto.
  3. Al igual que un depósito convencional vamos a tener nuestro dinero garantizado por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD). En caso de el banco quiebre, tendremos hasta 100.000 euros garantizados.

 

Como la mayoría de las cosas, no todo son ventajas, también existen una serie de inconvenientes que te explicamos a continuación:

 

  1. En los depósitos con regalo, una vez contratados y entregado el objeto pertinente, es muy difícil echarse atrás y cancelar el depósito de forma anticipada, ya que si lo hacemos tendremos que asumir una penalización muy elevada de dinero.
  2. Una vez obtengamos el regalo, deberemos pagar un interés a Hacienda al tratarse de rendimientos del capital inmobiliario. Por ello anteriormente hemos mencionado el hecho de que no será gratuito del todo. La retención variará entre un 19% o 23% en función del valor del producto y los intereses obtenidos.
  3. Otro coste puede ser los gastos de envío para obtener el producto, en caso de que no podamos acudir directamente a la oficina o no haya otra alternativa de conseguirlo. Es importante saber quién va a correr con este gasto. Durante un periodo de tiempo estaremos vinculados al banco hasta que finalice el contrato, por lo que, no dispondremos de liquidez inmediata en caso de surgirnos un imprevisto.
  4. Dentro de este apartado cabe destacar el tributo que debemos pagar por obtener el depósito con regalo.El impuesto que vamos a tener que pagar es el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). De esta manera, la retención variará entre un 19% y un 23% que es algo que calculará de forma automática el banco y que aparecerá en la Declaración de la Renta.

 

Según la última reforma fiscal aplicada en 2015 y que se sigue aplicando a la fecha de publicación de este artículo es el siguiente:

 

 

Desde Atrapacrédito le recomendamos que preste atención a las condiciones impuestas por la entidad bancaria así como los requisitos para obtener el regalo y las comisiones derivadas de este.