Declararse Insovente con la Ley de Segunda Oportunidad

Declararse Insovente con la Ley de Segunda Oportunidad

22.04.2020 1:25 h
3 min

Ante una situación excepcional donde muchos autónomos y particulares no pueden hacer frente a deuda o pagos, pueden declararse como insolventes y atenerse a la Ley de Segunda Oportunidad. Esta Ley, permite a las personas librar deudas aunque es un proceso lento y en el que entran muchos condicionantes. 

Desde 2015, con la denominada Ley de Segunda Oportunidad, las personas físicas pueden declararse insolventes sin necesidad de tener una situación máxima de vulnerabilidad. Gracias a esta ley le permite a la persona responder con su patrimonio a cambio de liberarse de su deuda 

¿Cómo se aplica la Ley de Segunda Oportunidad?

En el proceso, quedan fuera todas aquellas deudas contraídas con la Administración Pública, como pueden ser los pagos a Hacienda o las cuotas a la Seguridad social, tal y como afirma el diario CincoDías. En su aplicación, se pueden introducir por dos vías: los acuerdos extrajudiciales y el beneficio de exoneración de las deudas.

En el acuerdo extrajudicial, se renegocia las condiciones de la deuda con sus respectivos acreedores. Este proceso, está bajo la supervisión de un juez para que todo se haga de forma legal y con la posibilidad de la intervención de un mediador concursal para alcanzar el acuerdo. Durante esta reunión, se propone un plan y una nueva devolución de pagos para que el dudar pueda hacer frente a su obligación. Esta negociación puede durar como máximo dos meses. En este caso, el objetivo principal es dar tranquilidad a los acreedores de que podrán recibir el pago en el futuro. 

Por otro lado, el beneficio de exoneración se establece cuando no se llega a ningún acuerdo y da lugar al concurso consecutivo, en la que el juez puede exonerar el 100% de la deuda. En caso de que tu patrimonio no sea suficiente para saldar todas tus deudas, podrás acogerte a dos tipos de exoneración de pagos: definitiva o provisional. 

En el caso de las hipotecas, la legislación española dictamina que aunque no se tiene dinero suficiente para saldar la hipoteca aunque, se debe devolver la cantidad que todavía falte. Por otro lado, esta deuda podría ser cancelable si se aplica una dación en pago de facto, es decir, si se entrega la vivienda, el deudor podrá ser exonerado del pago de la cantidad restante.

Principales Requisitos de la Ley de Segunda Oportunidad

Para acogerse a esta Ley, es necesario: 

  • Documentar que las deudas contraídas son mayores que el patrimonio total de la persona.

  • Ser una persona física o autónomo.

  • Demostrar que se es un deudor de buena fe: Esto se consigue si no se ha declarado culpable en concurso de acreedores, no ha sido condenado por delitos de patrimonio o por falsedad documental contra Hacienda Pública o Seguridad Social. 

  • La cantidad total de las dudas no puede ser mayor a 5 millones de euros

  • Se ha tratado un acuerdo previamente con el deudor o deudores antes del concurso.

Para declararse insolvente, deberás haber comunicado a tus deudores de la situación de impago dado tu situación económica. Después mediante el procedimiento judicial expuesto anteriormente, si el resultado de la negociación es negativo, deberá presentar una solicitud de concurso de acreedores en un juzgado mercantil.

Deberá incluir en la solicitud el listado de bienes que posee tanto actuales como futuros. Estos serán susceptible de liquidación para atender las deudas contraídas. Si todo va bien, el juez le puede exonerar la parte restante de las deudas contraídas declarándote insolvente.  

Desde Atrapacrédito le recomendamos que antes de que se de una situación como esta, acudas a un asesor financiero para poder buscar soluciones que mejores tu economía evitando problemas de impagos o similares. 

Noticias Relacionadas

Comentarios

Publicidad

Mantenerse informado

Consigue la mejor información semanal