¿Cómo Funcionan las Herencias?

¿Cómo Funcionan las Herencias?

12.05.2020 1:15 h
2 min

Es probable que si has heredado algún bien hace poco te preocupe el cómo hacer frente a esa herencia.  Una herencia se trata de una masa patrimonial ya sean bienes, derechos u obligaciones que se adquieren tras el fallecimiento de su propietario. Es decir, el heredero o legatario se hará cargo de los bienes, derechos y obligaciones que le hayan dejado como herencia.

Actualmente y por desgracia estamos viviendo en nuestro país a causa del coronavirus, bastantes fallecimientos que suponen para todos un gran impacto emocional pero sobretodo para los familiares de los fallecidos que tienen que afrontar la pérdida de sus seres queridos pero también una serie de trámites en referencia al reparto de la herencia.

Según el Código Civil Español la herencia se divide en tres partes iguales: la legítima, la libre disposición y la mejora.

Por un lado tenemos la legítima; esta viene a significar que cuando la persona fallecida no deja testamento, los bienes de la misma serán repartidos a partes iguales entre los descendientes directos es decir, los hijos. Si alguno hubiera fallecido también, pasaría a su descendencia. 

Por otro lado nos encontramos con la libre disposición; con esta parte el fallecido puede hacer lo que quiera. Es decir, que no es necesario que se lo deje a un descendiente ni a un familiar, sino que tiene la libertad de elegir a quién destinará este tercio de sus bienes.

La otra parte de la herencia, la  mejora, es una parte de la herencia que deberá repartirse entre los descendientes pero al libre albedrío del fallecido. Así pues unos podrán salir beneficiados con el reparto mientras que otras podrían salir perjudicados.

No obstante, antes de cobrar la herencia, debes tener en cuenta el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones que se pagará antes de recibir los bienes, derechos u obligaciones y que su cuantía dependerá de tu Comunidad Autónoma.

Hablando en plata, no tendrás acceso al capital de las cuentas corrientes que te hayan dejado en la herencia, así como tampoco tendrás acceso a las viviendas heredadas hasta que no pagues ese Impuesto y Hacienda no reciba lo que le corresponda.

Es aquí donde surgen los dolores de cabeza, y es que como bien sabemos “no es oro todo lo que reluce” y para adquirir lo que te pertenece deberás pagar. Para hacer frente a este pago podrás solicitar un préstamo al banco, pues muchos te avalarán a cuenta de los bienes que vas a cobrar. Pero sino quieres que tus bienes sean tu aval, también puedes solicitar préstamos personales de hasta 60.000 euros sin aval o hipotecarios a otras financieras como las que encontrarás en Atrapacrédito, el mejor comparador de productos financieros del país.

Otra opción sería aprovechar las ventajas que te ofrece Hacienda, realizando una autoliquidación parcial tanto del dinero en efectivo, valores bursátiles, como de los seguros de vida y de ahorro. Para ello tendrás que justificar dicha solicitud y exponer las causas por las que necesitas dicho dinero. E incluso podrás solicitar un aplazamiento del Impuesto de Sucesiones durante un año, pero has de saber que esta opción lleva consigo una serie de intereses que deberás pagar a Hacienda.

Así pues, si tienes una herencia y no tienes dinero para pagar el Impuesto de Sucesiones, solicitar un préstamo podría ser tu mejor ayuda.

Noticias Relacionadas

Comentarios

Publicidad

Mantenerse informado

Consigue la mejor información semanal