Cómo Calcular el Coste Efectivo de un Préstamo

Cómo Calcular el Coste Efectivo de un Préstamo

05.11.2019 2:09 h
2 min

Cuando vas a solicitar un préstamo, deberás tener en cuenta una serie de indicadores claves como son el TIN (Tipo de Interés Nominal), la TAE (Tasa Anual Equivalente) y el CER (Coste Efectivo Remanente).

 

El TIN, como ya hemos mencionado en artículos anteriores, se trata del porcentaje que pagamos a los bancos por el préstamo de dinero. La TAE por el contrario engloba el tipo de interés nominal, las comisiones bancarias, los gastos de operación y la frecuencia de los pagos; realmente se trata del indicador más completo a la hora de fijarnos en el precio final, pues es considerado según el tipo de interés de referencia.

El TIN por su lado, no tiene en cuenta ni las comisiones ni los gastos a pagar por el usuario, contabiliza el capital inicial y puede ser diario, mensual, trimestral, semestral o anual. Al calcular la TAE sin embargo se tiene en cuenta las comisiones que paga el usuario, los gastos de estudio, el interés que se aplica al préstamo y el plazo de operación.

 

Pero… ¿y el CER? Muchos clientes suelen confundir el CER con la TAE, pero aquí os vamos a explicar que no es lo mismo.

El CER se trata de un coste que se calcula teniendo en cuenta únicamente el plazo pendiente de amortización, además de los costes  pendientes de pago de la operación, contando con que esta sigue su curso normal. Esto quiere decir que una vez tengamos el préstamo, el tipo de interés de referencia, la TAE, será sustituida por el Coste Efectivo Remanente, el indicador que tendrá en cuenta solamente los pagos a realizar hasta la fecha de vencimiento del préstamo.

Por tanto, cuando vayamos a comparar los diferentes préstamos personales del mercado, para distinguir la TAE del CER, hay que tener presente lo siguiente:

 

  • Antes de contratar el préstamo debemos fijarnos en la TAE.
  • Durante la vida del préstamo, debemos fijarnos en el CER, el coste efectivo del tiempo que nos queda para la total amortización o devolución del préstamo, de forma que en su cálculo únicamente se tienen en cuenta los pagos pendientes hasta el vencimiento, nos explica el Banco de España.

 

Tanto la TAE como el CER son indicadores de los que las entidades financieras tienen la obligación de informar ya sea en la publicidad donde se hace referencia al coste, en las ofertas vinculantes, en los contratos formalizados con los clientes o en los documentos de liquidación.

Noticias Relacionadas

Comentarios

Publicidad

Mantenerse informado

Consigue la mejor información semanal