Claves y consejos para negociar la devolución de un crédito rápido

Si estamos envueltos en un proceso de negociación de la devolución de un crédito rápido, conviene saber su funcionamiento. Los créditos rápidos, como el crédito on line, vienen a solucionar la necesidad de una ayuda económica que el consumidor requiere para gastos corrientes como pueden ser las reformas de su domicilio, la compra de un coche, estudios superiores u otros menesteres  como pudieran ser viajes o vacaciones. Hay entidades financieras que pondrán a disposición del cliente unos determinados productos financieros como son los créditos rápidos, aunque también se pueden contratar a través de internet los créditos rápidos on line. Ese tipo de préstamos en algunos casos están sujetos a intereses o comisiones y se rigen por cláusulas que regulan su devolución de crédito rápido.

Debemos tener claro, que cuando se firma un crédito on line es también un producto financiero que permitirá al consumidor disponer de una solución económica que permite al usuario disponer de dinero rápidamente, con la obligación de un compromiso de pago fraccionado, durante un plazo concreto de tiempo y con una suma extra en las cuotas, que son los intereses, siempre que el servicio lleve asociado el cobro de estos intereses, ya que en algunos préstamos rápidos el primer crédito no conlleva asociado intereses ni costes añadidos. Por lo específico del préstamo, es posible que tenga una tasa más alta en el tipo de interés que si se tratara de una hipoteca de vivienda ordinaria. Del mismo modo, varía el plazo de amortización (los meses totales que se ofrecen al cliente para devolver el crédito rápido) son plazos inferiores a 5 años en la mayoría de los casos, como norma general y es recomendable negociar la devolución del crédito para satisfacer la deuda al menor coste.

Al momento de firmar el contrato del crédito, el cliente recibirá la cantidad acordada y habrá fijado una cuenta para la devolución en forma de cuotas en el plazo establecido. Los retrasos en el pago de las mismas, así como posibles descubiertos en caja podrían causarle penalizaciones en forma de recargos o comisiones extras que impondrá la entidad prestataria.

No se pueden subrogar

Otra diferencia sustancial con respecto a las hipotecas es que los créditos bancarios no se pueden trasladar, mediante subrogación a otras entidades. La solución es difícil porque implicaría la cancelación del préstamo y la apertura de uno nuevo en otra sucursal, generando por medio muchos costes en comisiones, tiempo de estudio y otros gastos añadidos en burocracia. Estos gastos pueden suponer que la ventaja de ahorrar algún punto de interés, no resulten de interés para tomar la decisión. Por lo cual, hay que valorar y comparar bien antes de tomar la decisión de solicitarlos.

Tipos de créditos

En función de la cantidad total que se precise, el plazo acordado, la finalidad de la inversión o las características personales del solicitante: asalariado, autónomo, empresario, etc. Se pueden encontrar varios tipos de créditos, aunque lo más usual se hablar de préstamo personal. Conocer de su existencia puede ayudar a tomar la mejor decisión:

* Créditos al consumo

Son los más genéricos, permitiendo que sus fondos se destinen a distintas finalidades, no requiriendo justificación del gasto por parte del cliente. Dentro de esta categoría se pueden abrir líneas de préstamos diversas para atender necesidades especiales de financiación, más urgentes como el pago de una avería, viajes al extranjero, ampliación del negocio, etc.

* Créditos preconcedidos

Es una modalidad de financiación extraordinaria que las entidades ponen a disposición de clientes con ratios de solvencia, antigüedad y con características específicas según el perfil, su nivel de ingresos… No necesitan nada más que la firma para su concesión y suelen tener una cantidad cerrada y una tramitación casi inmediata, son ofertas puntuales que la entidad informa sin necesidad de existir previa demanda del consumidor.

* Microcréditos

Producto financiero de menor cuantía, por lo general no exceden los 600 euros de capital y el plazo para su devolución no superará los 60 días. Tienen menos requisitos para su concesión y no necesitan papeleos ni avales. Muchas compañías ofrecen el primer crédito gratis y sin intereses ni gastos adicionales asociados.

* Créditos rápidos

Son productos de naturaleza intermedia, entre el microcrédito y el crédito tradicional o genérico (crédito al consumo). La cantidad que se presta, generalmente no excederá los 10.000 euros y un plazo no superior a 5 años para su devolución. Están disponibles en sucursales bancarias físicas o por entidades crediticias que operan en internet.

Una vez aclarada la tipología de productos financieros, la cantidad a necesitar y el plazo para la amortización de las cuotas, se estará en condiciones de hacer una comparativa para seleccionar la mejor opción en coste y condiciones. La prudencia debe regir en una operación financiera que puede suponer varios años con una parte de la renta destinada a satisfacer la deuda contraída, más los intereses. Como consejo general, hacer una provisión de, al menos 3 meses de cuotas en la cuenta bancaria que se elija para abonar las cuotas e ir reponiendo lo correspondiente al total de la suma ordinaria equivalente a la cuota mensual.

De esa forma, se podrá evitar que un recibo domiciliado de una cuantía no prevista como un gasto con la tarjeta a última hora o una retirada de efectivo a destiempo, mermen la cantidad necesaria para el pago del crédito. Eso puede generar una doble comisión (descubierto y recargo por demora o gestiones por devolución) que supondría un coste extra de hasta 50 euros, según la entidad que se trate. Otra posibilidad es la domiciliación de la nómina y recibos como luz, agua, internet y similares. A mayor vinculación con la entidad, mejores condiciones podrán ofrecer o la respuesta a situaciones como las anteriormente descritas no irán contra el saldo corriente.

Por último, es clave para negociar en condiciones favorables, hacer una devolución anticipada del crédito on line y mostrar buena voluntad en la devolución de las cuotas pendientes y de los intereses devengados, por eso es muy habitual negociar con  la entidad para eliminar o reducir las comisiones de cancelación o solicitar la anulación de anteriores cargos en posibles comisiones soportadas siempre en un clima de consenso y justificando el no cumplimiento de los compromisos adquiridos de forma clara y demostrable.

Estilo de Vida

Mantenerse informado

Consigue la mejor información semanal

Noticias destacadas

Publicidad

wizink tu banco senzillo

Social