¿Qué son los Bancos Éticos?

¿Qué son los Bancos Éticos?

21.06.2019 1:15 h
4 min

Según la el periódico Expansión, se conoce como banco ético a: “todas aquellas entidades que ofrecen productos financieros cuyo objetivo es crear una utilidad de carácter social para el entorno que le rodea, yendo más allá de la búsqueda del beneficio económico…este objetivo social hace referencia a la rentabilidad social del capital invertido y a la responsabilidad social del inversor”.

Su modelo está basado en el desarrollo humano, proyectando aquellas iniciativas que implican una sociedad más sostenible. La entidad bancaria actúa como cualquier otro, ejerciendo el papel de intermediario entre el dinero de sus clientes y las empresas o Estados que necesitan financiación.

De esta manera, podremos acabar con el boom de las hipotecas con cláusulas suelo y sus intereses escondidos para el banco. Si quieren saber más sobre este concepto, visiten nuestro artículo: Cómo saber si mi Hipoteca tiene Cláusula Suelo.

Para conocer cuándo surgen los bancos éticos hay que remontarnos a los años 60 donde se comenzaba a manifestarse en contra de las guerras, en concreto, frente la de Irak. En ese momento no se daban cuenta que de manera indirecta podrían estar ayudando a que se financiarse los actos bélicos, ya que no sabían a qué se destinaba su dinero depositado en los bancos.

Entonces surge la pregunta estrella, ¿a quién sirve mi dinero? A raíz de esta duda, surgieron dudas sobre la ética de los bancos y por ello en los años 70, en Holanda se impulsó el suministro de dinero con mejores condiciones a aquellas empresas que generarán un cambio positivo en la sociedad.

Así surge el banco ético Triodos Bank, primero en invertir en energías renovables. La idea de crear un mundo mejor, se expandió por todo el mundo, creándose lo que se conoce como Alianza Global para la Banca de Valores (GABV). Esta asociación cuenta con un total de 55 miembros, componiéndose de un conjunto de 50 millones de clientes y disponiendo un total de activos de 197,6 mil millones de dólares aproximadamente. Para todo ello, tienen un respaldo de unos 67.000 empleados repartidos por todo el mundo.

Sin duda son proyectos que tiene promueven un cambio en la forma de hacer finanzas, pero ¿cuáles son los principios por los que se rige y qué valores son necesarios para que las empresas reciban su financiación?

Los principios y valores que fomentan son los siguientes:

  • Transparencia total con sus clientes, quienes tienen el derecho a conocer en todo momento cómo se está utilizando su dinero y a quién va destinado.

 

  • Promover criterios éticos en sus inversiones anteponiendo la labores de apoyo y sostenibilidad a la recuperación o beneficio del dinero.

 

  • Recursos destinados a proyectos que sean viables, que acaben en pérdidas para los ahorradores o que menoscaben los recursos invertidos. Además de ofrecer un valor añadido, deben ser competitivos.

 

  • Los empleados de los bancos éticos, no reciben ningún bono ni comisión por vincular al cliente con productos bancarios. Esto significa que no se incentiva a los trabajadores a endeudar a las personas.

 

La gestión de este banco está basado en la cooperación, haciendo que sus cliente participen de manera indirecta a proyectos alternativos y sostenibles, dejando en un segundo lado el criterio de rentabilidad-riesgo.  

Todos sus gestores elaboran estudios del mercado , haciendo que sus carteras de inversión cumpla con una serie de rigurosos criterios, concediendo sólo créditos a las empresas que pases estos criterios: Sostenibilidad, beneficio social y medioambiental.

Que sea un banco ético no conlleva a no tener rentabilidad. Según un estudio realizado por Finanzas éticas, establece que los bancos éticos obtienen hasta 3 veces más rentabilidad que la banca tradicional. Esto se puede comprobar en la foto de a continuación ofrecida por el estudio. 

      Fuente: Finanzas éticas.

Es más, desde que comenzó la crisis ningún banco ético de Europa ha tenido que ser rescatado. Es más, desde que comenzó la crisis en 2008, los rendimientos obtenidos a través de estos bancos han sido mayores que los tradicionales, algo que el informe detalla cómo en 2017 tenían una media de 3,98%  frente al 1,23 %.

Además, la crisis no ha ralentizado el crecimiento de estos bancos, habiendo conseguido hasta un 10% anual. Algo ha tenido que ver, la bajada de inversiones en los fósiles combustibles gracias al movimiento Fósil Free (Cero Fósil) consiguiendo que se produzcan menos inversiones en productos de máxima contaminación.

Así hoy en día, existe más conciencia social por el futuro de nuestro planeta, preocupados de hacía donde van destinadas sus inversiones sin perder una rentabilidad económica.

Según el Economista, “el 73% de las personas identificadas como consumidores comprometidos declaran tener en cuenta aspectos éticos y medioambientales en sus decisiones”.

Un dato que nos indica que la tendencia de seguir los valores impuestos por la banca tradicional va en decadencia, aumentando el número de personas que se comprometen con los bancos éticos, dando esperanzas a una sociedad que está en jaque por el cambio climático y que necesita un cambio medioambiental, para una vida próspera y amena.

Noticias Relacionadas

Comentarios

Publicidad

Mantenerse informado

Consigue la mejor información semanal