¿Cómo ayuda un buen historial de crédito?

El historial de crédito es la auténtica carta de presentación que puede mostrar un candidato a recibir cualquiera de los préstamos rápidos que se ofrecen en la actualidad.

En las siguientes líneas, explicaremos en qué consiste este acopio de información y qué beneficios aporta a los ahorradores y emprendedores que optan a los créditos on line.

Otra información a valorar por parte de los bancos

El protagonista de nuestro artículo supone una información a la que los bancos convencionales que hoy en día operan en nuestro sistema financiero no están dispuestos a renunciar.

La intervención que sufrieron tras la crisis económica reconocida en 2008 implicó que las autoridades públicas les exigieran un mayor celo a la hora de controlar las garantías mediante las que se concedían los préstamos. De esta manera, pasamos de un periodo de ciertas facilidades a uno, el actual, fundamentado en unos rigores que pueden dificultar importantemente el acceso al crédito.

Los avales, las nóminas y la ausencia de registros de morosidad como los de ASNEF y RAI se convirtieron en requisitos indispensables para obtener determinados préstamos. Ante la cierta complejidad de cumplir con todas estas condiciones de acceso, numerosos empresarios y ahorradores buscaron una alternativa en la banca online. Esta, sin descuidar las garantías de devolución (exige, en este aspecto, una fuente de ingresos regulares), no impone unos requisitos tan estrictos.

Sin embargo, los historiales citados sí se encuentran entre la información que sus encargados de valorar los riesgos de la concesión de los créditos consultan. Por eso, vale la pena que reparemos en sus características esenciales.

¿En qué consiste un historial de crédito?

Esta documentación es de gran importancia a la hora de relacionarse con los bancos y otros actores económicos. A grandes rasgos, supone un registro de todas las operaciones de índole económica relacionadas con las entidades financieras.

Pero la información contenida en estas recopilaciones no solo se remite a a los pagos e impagos de los créditos concedidos, sino también a otro tipo de operaciones, las cuales quedan registradas en este historial. Entre otros datos, nos referimos a las deudas que constan con los bancos u otras entidades alternativas de crédito, facturas generadas en las operaciones llevadas a cabo en los comercios y relaciones contractuales que se mantienen para abonar servicios como el telefónico, la electricidad o la televisión de pago.

Por otro lado, estos informes pueden convertirse en avales para la consecución de préstamos o unos impedimentos, prácticamente, insalvables. Por ejemplo, en el caso de no tener cuentas impagadas y abonar puntualmente las cuotas de los préstamos de los que uno está disfrutando, esta documentación constituirá una carta de presentación óptima en las relaciones con determinados agentes económicos, tales como los proveedores, otras empresas o los bancos y prestamistas. Por el contrario, si consta la morosidad o impuntualidad en los pagos, los actores anteriormente citados no tendrán en buena consideración la fiabilidad del cliente; por lo que, por lo general, rechazarán prestarle dinero.

No cabe duda de que los bancos tradicionales utilizan estos historiales, los cuales, además de para decidir entre la concesión o desestimación del préstamo. Les sirven, en el caso de que, finalmente, se produzca la aceptación de este, para fijar las condiciones concretas del producto financiero que ofrecerán al cliente y su cuantía. Por otra parte, los bancos online aplican unos métodos de concesión menos rigurosos y con dinámicas más simples y ágiles (en gran parte, debidas a la posibilidad de operar vía Internet).

Por consiguiente, dichos historiales tienen una influencia superior en los procesos relativos a la aprobación préstamos personales, hipotecarios o de altas cuantías, los cuales exigen un estudio de los riesgos más pormenorizado. Hemos de tener en cuenta que las pérdidas para los bancos, en los casos de devoluciones que no se producen, son más elevadas que en los contextos de prestación de créditos rápidos o microcréditos.

Aparte, estos historiales son contrastados con la presencia en ficheros de morosidad tales como RAI (Registro de Aceptaciones Impagadas), ASNEF (Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito) y CIRBE (Central de Información de Riesgos del Banco de España). Una persona puede figurar en ellos por una cantidad insignificante o un error, lo que puede resultar injustamente clave a la hora de recibir un préstamo.

Los beneficios del historial crediticio a la hora de conseguir préstamos rápidos

A continuación, un sucinto repaso a las ventajas que comporta contar con un historial crediticio al corriente de todos los pagos.

Condiciones de contrato más provechosas

Primeramente, hemos de valorar que estar, en este aspecto, “limpio”, implica no solo tener más posibilidades de recibir el dinero deseado, sino también poder contar con unas bazas de negociación ciertamente favorables. En este sentido, esgrimir esta hoja de servicios tan ventajosa puede significar que el banco se disponga a prestar el dinero con unas condiciones interesantes. Condiciones como un tipo de interés más bajo, importe incrementado o plazo de devolución ajustado a las necesidades concretas del cliente.

Acceso a créditos on line y otros productos financieros

Las entidades de crédito, tanto las corrientes como las alternativas, cuentan con un abanico de productos financieros adaptados a los perfiles y las necesidades puntuales de los clientes. La prueba de fiabilidad del historial, por su parte, supondrá todo un aval, una carta de presentación inmejorable. Para que los empleados bancarios se muestren totalmente predispuestos a enseñar al cliente su cartera de productos y aconsejar los que mejor se adapten a las características observadas en la documentación acreditativa de las cuentas presentadas.

Evitación de los problemas asociados a las demoras

Las demoras no solo generan una mala relación ante los distintos prestamistas, sino que también pueden ocasionar pagos con intereses mayores y otras penalizaciones (económicas o derivadas de otras sanciones). Asimismo, la transmisión de información a los ficheros de morosidad antes señalados por parte de los bancos, supone un indudable perjuicio para la reputación del prestatario.

Por último, de la misma manera que los bancos estudian nuestro historial de crédito, conviene que nosotros utilicemos comparadores de créditos, como Atrapacredito, para escoger el que más nos convenga.

 

Finanzas

Mantenerse informado

Consigue la mejor información semanal

Noticias destacadas

Publicidad

wizink tu banco senzillo

Social