Asesor Financiero: ¿Qué es y cómo puede ayudarte?

Asesor Financiero: ¿Qué es y cómo puede ayudarte?

19.06.2019 12:20 h
4 min

¿Qué es un Asesor Financiero?

Un asesor financiero es una persona cualificada y con experiencia en el sector económico cuyo trabajo es ayudar en aquellas decisiones de índole financiera, a través de una planificación de su patrimonio. En todo momento, tienen en cuenta el perfil de su cliente para orientar sus inversiones hacia productos en los que se sientan más cómodos, siendo transparente en todo momento sobre donde va a parar su dinero y en qué situación se encuentra.

A cambio de este trabajo, el asesor financiero va a cobrar un determinado porcentaje o comisión por la ayuda ofrecida y por todo los estudios del mercado que realiza día a día.

Ser inversor no es una profesión tan sencilla, ya que el mercado económico sufre variaciones constantes obligándoles a elaborar de forma consecutiva estudios de mercado, informando a su cliente de cual es el mejor momento para comprar o vender y qué porcentaje de ello.

Según el periódico, Expansión, para poder realizar este trabajo y denominarse asesor financiero, existen los siguientes requisitos:  

  • La incorporación de la directiva europea conocida como MiFID (Dirección de Mercados de Instrumentos Financieros), a la legislación española, ha provocado que el servicio ofrecido sea un servicio de inversión, por tanto, las personas o entidades que se dediquen a ello serán consideradas Entidades de Servicios de Inversión (ESI), junto a las Sociedades de Valores, Agencias de Valores y Sociedades Gestoras de Carteras.
  • Estas nuevas entidades pueden ser personas jurídicas o personas físicas y para realizar la actividad es necesario:
    • Poder acreditar los conocimientos adquiridos, habiendo realizado una actividad similar durante 3 años o presentar un certificado con el que se demuestre que se posee el intelecto necesario para ejercer.
    • Deberá ser independiente, es decir, no estar vinculado a ningún producto de inversión que se ofrece, ni ser agente de ninguna entidad.

La verdadera importancia de un asesor es que en todo momento diga al cliente lo que debe hacer sin haber conflictos de intereses entre ambos, teniendo en cuenta que las recomendaciones suelen ser para productos de larga duración cuya rentabilidad será la pactada siempre que el mercado se comporta según los estudios realizados.

Para una buena relación entre el asesor financiero y el cliente, debe haber un clima de confianza en la que todo se ponga a disposición de los conocimientos del asesor al ser una persona cualificada para su trabajo, manteniendo siempre la objetividad.

En todo momento, es fundamental que el profesional conozca las decisiones personales de su cliente. Así podrá valorar todas las situaciones y ayudarle. Se podría decir, que es la mano derecha del cliente en cuanto a temas económicos se refiere.

Hay que tener en cuenta que no son adivinos ni videntes, no saben lo que va a suceder con total seguridad, pero dada a su experiencia en el sector, pueden predecir qué va a suceder con nuestras inversiones y tomar mejores decisiones que si lo tuviera que hacer el cliente en cuestión.

En muchas ocasiones, existe una confrontación entre el asesor y el cliente como consecuencia de una discrepancia de opiniones o no se obtiene la rentabilidad que se esperaba por las fluctuaciones del mercado. En cierto modo, actúan como psicólogos gestionando las emociones de sus clientes, ya sea para comprar o vender los productos del mercado económico.

Una vez establecido cuál es su trabajo nos cabe preguntarnos, ¿qué ventajas nos ofrece el trabajo de los asesores financieros? Pues bien las ventajas que nos ofrecen son las siguientes:

  • No evitará dolores de cabeza y pérdidas de tiempo al no tener que estar pendiente en todo momento de nuestras acciones. Con este profesional tendremos nuestras inversiones controladas en todo momento, analizando posibles riesgos y ventajas de la inversión.
  • Transparencia y objetividad de todas nuestras operaciones y recomendaciones sobre qué productos son los más rentables eligiendo aquellos que se adapten a nuestra situación económica.
  • Asesoramiento sobre nuestro patrimonio y sobre qué porcentaje tenemos que invertir en cada momento, valorando sus estudios realizados y el funcionamiento del mercado.

Para contratar este tipo de servicio no es necesario tener una gran fortuna, ya que cualquier persona puede solicitar el servicio. Los asesores se encargarán de buscar los mejores productos para nuestro patrimonio. Es cierto que para estos no es tan eficiente que si se realiza con grandes cantidades de dinero.

Todo el trabajo realizado por el asesor conlleva una comisión que puede ser de dos formas:

  • Pasando una factura por el asesoramiento, dependiendo de nuestro patrimonio que suele ir desde el 0.15% hasta el 1%. También se puede realizar un pago fijo mensual.
  • Cobrando una comisión por ofrecer determinados productos, lo que se conoce como gestión de fondo.

En definitiva con un asesor financiero podremos optimizar nuestros recursos mejorando la calidad de vida, sin tener que estar preocupado por las fluctuaciones del mercado y de las condiciones económicas de nuestros productos.

Noticias Relacionadas

Comentarios

Publicidad

Mantenerse informado

Consigue la mejor información semanal